viernes, 22 de junio de 2012

Problemas informáticos retrasan la publicación de las listas definitivas para acceder a los colegios de Las Tablas

La informática ha vuelto a pasar una mala pasada a los servicios de escolarización de la Comunidad de Madrid. La Comisión Permanente de Escolarización de la zona Madrid Capital no tuvo ayer más remedio que colgar una pequeña nota a las puertas de su sede, en la calle Santa Brígida, advirtiendo a los padres que hasta allí se desplazaban que era imposible publicar la relación de niños admitidos y los colegios asignados por “problemas informáticos”. En el texto de cinco líneas se invitaba a visitar la página web de la Comunidad para conocer el día en el que se podrían consultar las listas. El retraso en ofrecer los datos fue la guinda del pequeño caos en el que se ha convertido en los últimos días el proceso de admisión de alumnos de segundo ciclo de Educación Infantil en Las Tablas.



Tras la decepción inicial que sufrieron decenas de padres al comprobar el pasado 5 de junio que sus hijos no habían logrado plaza en el centro elegido, comenzó una nueva fase en la que no han tenido más remedio que armarse de paciencia para lograr hacer frente a nuevos trámites burocráticos y, especialmente, a la falta de información. Ante la perspectiva de verse obligados a llevar a sus hijos a colegios de otros barrios o distritos, un numeroso grupo de padres y madres afectados comenzó a organizarse. En un primer momento se trataba simplemente de compartir información y de ayudarse unos a otros para saber exactamente qué pasos debían seguir con un único objetivo: lograr una plaza en cualquier de los seis colegios –tres públicos y tres concertados- con los que cuenta actualmente el barrio.

Aunque desde la Consejería no se ha querido facilitar el número exacto de afectados, los cálculos realizados por los propios padres -según las listas de no admitidos en cada uno de los colegios- arrojaban un dato preocupante: más de un centenar de pequeños no había conseguido pasar el corte. En un primer momento, desde Educación se aprovechó la oportunidad para aumentar en todos los colegios públicos de Las Tablas el ratio de alumnos por aula, pasando de  25 a 28. La medida, que ya estaba en la agenda de los responsables de la política educativa de la Comunidad, se confirmó el pasado viernes. Sin embargo, con ella no se arreglaba el fondo del problema. A primera hora de la tarde del miércoles, y después de algunas reuniones de la Comisión de Educación, la Consejería dirigida por Lucía Figar confirmaba a Las Tablas Digital y ABC que se incrementaba en tres unidades el número de clases en dos centros públicos –el Josep Tarradellas y el Calvo-Sotelo, y en El Valle III, el único concertado del barrio que ha solicitado oficialmente aumentar su capacidad el próximo curso.

Sorpresas por sms

Pero lo que se prometía en principio como una buena noticia se transformó, según pasaban las horas, en un mar de confusión. Algunos padres ya había sido trasladados a otras comisiones educativas de otros distritos y se preguntaban si, tras conocer la noticia, podrían volver solicitar plaza en Las Tablas. Desde los centros educativos afectados por el incremento se ofrecía información contradictoria. En algunos casos ni se confirmaba ni se desmentía el incremento de aulas por el mero hecho de que nadie les había confirmado la medida oficialmente.

A lo largo del día de ayer muchos padres, esperanzados ante la posibilidad de conseguir colegio en el barrio, se desplazaron ante la sede de la Comisión Permanente de Escolarización, en la calle Santa Brígida, para comprobar si sus hijos habían sido admitidos. Pero las listas definitivas no aparecían. La Consejería ya había retrasado su publicación 24 horas, pero ninguno de los funcionarios que atendía a los afectados se atrevía ahora a vaticinar cuándo saldrían. Finalmente, se optó por colocar la nota en la que se achacaba el retraso en la exposición de las listas a “problemas informáticos”.

Plazas fuera del barrio

Pero aquí no acaba la historia. Ante su incredulidad, muchos padres comenzaron a recibir en la mañana de ayer mensajes por teléfono móvil anunciándoles que su hijo constaba como no admitido. Nadie parecía entender la situación. Ni el aumento de ratio ni el incremento en el número de aulas parecía ser suficiente para lograr la tan anhelada plaza escolar en Las Tablas. Por la tarde, nuevo envío masivo de mensajes de texto a los móviles. Ahora el contenido era bien distinto porque se comunicaba que el pequeño entraba en tal o cual colegio, algunos de ellos en Las Tablas y otros en barrios vecinos. A muchos padres la noticia les alivió lo suficiente como para conformarse con el colegio asignado, aunque este no estuviera en las opciones solicitadas inicialmente o apareciera en último lugar. A otros padres, sorprendentemente y a pesar de todo, aún les queda batalla porque la plaza asignada está fuera del barrio, como es el caso del CEIP República de Paraguay.

Tras finalizar el proceso ordinario de admisión de alumnos el pasado 5 de junio, desde la Consejería de Educación se emitió un comunicado en el que se hacía una primera evaluación. Más de 160.000 alumnos habían solicitado plaza en colegios públicos o concertados de la región para el curso 2012-2013. En ese mismo comunicado se subrayaba el “éxito y la normalidad” con la que se había desarrollado y que en  opinión del Ejecutivo regional contrastaba “con las dudas y miedos que trasladaron a las familias madrileñas desde algunos grupos políticos, sindicatos y asociaciones de padres que anunciaron que el proceso de escolarización con los nuevos baremos y zonas escolares iban a provocar un caos para la Administración y para las familias”.

El CEIP Leopoldo Calvo-Sotelo de Las Tablas tendrá el próximo curso un aula más en primer curso de segundo ciclo de Educación Infantil. /LTD

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.