miércoles, 26 de septiembre de 2012

La Fapa exige al Consejo de Directores que retire sus recomendaciones y pide a la Comunidad que recupere las becas de comedor


La Federación Regional de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado Francisco Giner de los Ríos (Fapaha pedido al Consejo de Directores de Colegios Públicos que anule su recomendación de cobrar 3,80 euros a los niños que lleven la comida de casa. Esta cantidad es solo 1 euro menos que lo que se cobra actualmente por comedor en los colegios públicos y 25 céntimos más que lo que tienen que pagar los diputados autonómicos en la cafetería de la Asamblea de Madrid (3,55 euros). Precisamente, desde las filas de UPyD se presentó ayer una petición para que sea retirada la subvención que permite a los diputados que hagan uso del comedor. La medida, dice UPyD, “más que para ahorrar sirve para que los diputados den ejemplo en un momento de grave crisis económica, política e institucional”.

En comunicado emitido el lunes, la Fapa considera que las recomendaciones presentadas por el Consejo de Directores son “injustas” y “un nuevo agravio para las familias” madrileñas. Según la Fapa, “el coste relativo a la utilización del comedor y a la atención educativa está estimado por la Dirección General de Infantil y Primaria en sus circulares de funcionamiento en el 50% del precio del servicio cuando las familias llevan la comida de casa por cuestiones ligadas a las alergias alimentarias, incluyendo en este importe todos los conceptos: refrigeración y calentamiento de las comidas, uso del menaje del comedor escolar, y vigilancia”.

El rechazo a la postura defendida por el Consejo de Directores se centra en cinco aspectos: conllevan un nuevo desembolso económico para la compra de los recipientes establecidos; obligan a la preparación de un menú determinado; no permiten el uso esporádico del servicio y lo desaconsejan para el alumnado de segundo ciclo de Educación Infantil; sitúan a la familia como única responsable de la elaboración, transporte e ingestión de la comida; y, por último, plantean un coste diario por el uso de las instalaciones y el cuidado. Sobre este último aspecto, la Fapa considera que ha sido “llevado hasta extremos abusivos de forma consciente para impedir en la práctica que se pueda utilizar el comedor escolar en esas condiciones”. Por todas estas razones, solicita al Consejo de Directores “que anulen públicamente las recomendaciones que han emitido y se lo hagan saber a los centros educativos madrileños”. La Fapa aprovecha el comunicado para solicitar al gobierno regional que “recupere” las becas de comedor escolar y amplíe su cuantía “en lo que sea necesario para atender las necesidades actuales de las familias madrileñas”.

Menú de diez platos en la Asamblea

La polémica sobre el tupper ha salpicado directamente a los diputados madrileños después de que el pasado 14 de septiembre la Fapa denunciara, a través de un comunicado, que el precio del menú en la cafetería de la Asamblea de Madrid es de 3,55 euros, frente a los 4,80 que cuesta el comedor escolar en un colegio público. Según la información de la Fapa, además del precio asequible, los parlamentarios regionales disfrutan de la posibilidad de elegir entre un menú con cinco primeros y cinco segundos, frente a un único primer y segundo plato de los escolares. Y como muestra, un botón. El menú del pasado 13 de septiembre en un colegio público de Las Tablas consistía en canelones gratinados, de primero, y tortilla francesa con ensalada, de segundo. Ese mismo día, en la Asamblea de Madrid se podía elegir como primer plato alubias blancas, berenjena rellena, endibias braseadas, habas a la riojana o ensalada de aguacate y gambas; y de segundo, rabo estofado, sardinas a la bilbaína, codillo a la gallega, pescadilla a la romana o huevos al plato.

Según la Fapa, “la empresa que gestiona la cafetería y el comedor recibe una subvención específica que permite incluso que estén subvencionadas hasta las consumiciones de bebidas alcohólicas. La empresa que recibe dicha subvención es Grupo Arturo Cantoblanco, propiedad de Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE, presidente de la patronal madrileña CEIM y exconsejero de BFA-Bankia hasta su dimisión el pasado 25 de mayo”.

La situación ha llevado al grupo parlamentario de UPyD en la Asamblea madrileña ha presentar una petición en la que se solicita la retirada de la subvención y que los parlamentarios paguen el coste real del menú. La medida, dice UPyD, “más que para ahorrar sirve para que los diputados den ejemplo en un momento de grave crisis económica, política e institucional”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.