lunes, 22 de octubre de 2012

El Ayuntamiento discrimina a la escuela infantil de Las Tablas a la hora de señalizar las zonas escolares

El Ayuntamiento de Madrid no aplica en Las Tablas los mismos criterios que utiliza en otras zonas de la capital a la hora de implantar las señales de tráfico alrededor de las escuelas públicas infantiles. Tal y como ha podido comprobar Las Tablas Digital, las escuelas de Montecarmelo (Sol Solito) y Sanchinarro (Rocío Durcal) cuentan con las correspondientes señales en las que se advierte a los conductores de la posible presencia de escolares o menores en la zona. Las peticiones que en este sentido se han formulado a la Junta Municipal del distrito de Fuencarral-El Pardo han caído en saco roto. Los responsables del Área de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, dirigidos por el concejal del PP Antonio de Guindos, hermano del actual ministro de Economía, consideran que los niños que acuden a la escuela de Las Tablas deben ir acompañados de un adulto, por lo que la señalización no se considera imprescindible. Sin embargo, este criterio únicamente se aplica en la escuela infantil de Las Tablas, inaugurada meses antes que los otros dos centros.
 
La escuela infantil pública Sol Solito, en Montecarmelo, cuenta con señales, como la de la imagen, en las que se advierte a los conductores de la posible presencia escolares en la zona. /LTD
 


En el pleno de la Junta Municipal del pasado mes de abril, el portavoz de IU, José Luis Córdoba, presentó una proposición en la que se solicitaba a la Junta Municipal instar al área de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad y señalizar correctamente las calles entorno a Palmas Palmitas, la única escuela infantil pública de Las Tablas. La iniciativa de IU contó con el respaldo de todos los grupos políticos, incluido el PP. La vocal Gema Bartolomé justificó el voto afirmativo “en línea con su actuación en beneficio de los vecinos, proporcionando todos los recursos necesarios para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, y una vez comprobado que la mencionada señalización no está instalada”.
 
En el pleno del mes de mayo se aprobó otra proposición de IU en la que, al igual que en el caso de Palmas Palmitas, se solicitaba la instalación de señales en el entorno del colegio público Josep Tarradellas, que hasta el curso pasado únicamente escolarizaba alumnos en la segunda etapa de Infantil (entre cuatro y seis años). En esta ocasión, el vocal del PP Alfonso Rey aseguró que “como norma general” el Ayuntamiento “no estima procedente la señalización de las escuelas infantiles o de centros en los que se imparte solo educación infantil, es decir, para niños comprendidos entre los 3 o 4 meses y los 6 años de edad, toda vez que éstos siempre han de ir acompañados de un adulto”. El vocal añadió que “a pesar de ese criterio” el PP no tenía inconveniente en respaldar la proposición “para facilitar la localización del centro por parte de cualquier ciudadano, y entendiendo que esto redunda en beneficio de todos los vecinos”. Los servicios municipales han tardado cinco meses en colocar las señales.
 
El Ayuntamiento de Madrid se niega a instalar señales en el entorno de la escuela Palmas Palmitas, en Las Tablas, porque considera que los menores deben ir acompañados de un adulto. /LTD  
 
La realidad, sin embargo, pone de manifiesto que la actuación del Ayuntamiento en esta materia es contradictoria. Las dos escuelas infantiles públicas de los barrios de Sanchinarro, en el distrito de Hortaleza, y Montecarmelo, en el distrito de Fuencarral, cuentan con una señalización vial aceptable. La escuela infantil Rocío Durcal, situada en la intersección de las calles Princesa de Éboli y Avenida del Alcalde Conde de Mayalde, en el barrio de Sanchinarro, dispone de señales verticales reflectantes desde, al menos, junio de 2011. La escuela, inaugurada por la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre en septiembre de 2008, ocupa una parcela junto al colegio público Adolfo Suárez, cuyo acceso principal se sitúa en la calle de la Infanta Catalina Micaela. Esta última vía también dispone de las correspondientes señales de advertencia.
 
Una de las señales frente a la escuela pública infantil Rocío Durcal en Sanchinarro. /LTD
 
La escuela infantil Sol Solito, situada en el número 15 de la calle Monasterio de Guadalupe, en Montecarmelo, cuenta con cuatro señales verticales reflectantes en ambos sentidos de la calzada. Dos de las señales identifican la vía como zona escolar y otras dos recuerdan a los automovilistas la posible presencia de menores. Tal y como se puede comprobar a través de las imágenes de Google, las señales están instaladas al menos desde junio de 2008, es decir, apenas seis meses después de su inauguración oficial –el 14 de enero de 2008- por Esperanza Aguirre. Los conductores que circulan por Monasterio de Guadalupe, una vía con un nivel de circulación inferior al que registran las del entorno a Palmas Palmitas, también disponen de un paso de peatones elevado, con la correspondiente señal identificativa y de límite de velocidad a 30. Aunque los menores que acuden a esta escuela lo hacen acompañados de un adulto, el Ayuntamiento no ha dudado en instalar las señales que le niega a la escuela de Las Tablas.
 
Además de las cuatro señales verticales reflectoras, el Ayuntamiento también ha instalado un paso de peatones elevado con su correspondiente señal, en la que además se recuerda el límite de velocidad de 30 kilómetros. /LTD

 

La escuela infantil Palmas Palmitas fue inaugurada por Esperanza Aguirre y la actual consejera autonómica de Educación, Lucía Figar,  en octubre de 2007, es decir, tres y 11 meses antes de que las escuelas Montecarmelo y Sanchinarro abriesen, respectivamente, sus puertas. Sin embargo, y a diferencia de los otros dos centros, ninguna de las cuatro calles que rodean la escuela Palmas Palmitas (Campo de la Estrella, Viloria de la Rioja, Población de Campos y San Juan de Ortega)  cuenta con una sola señal en la que se advierta de la posible presencia de escolares o que se recuerde a los conductores la obligación de reducir la velocidad a un máximo de 30 kilómetros. Se da la circunstancia que los servicios municipales del Ayuntamiento están procediendo a instalar semáforos en el cruce de las calles San Juan Ortega con Sierra de Atapuerca, escasos 100 metros de la escuela infantil. La instalación de semáforos se produce después de insistentes peticiones por parte de la Asociación de Vecinos de Las Tablas y después de que los propios técnicos municipales comprobasen la peligrosidad del mencionado cruce.
 
La señalización en el CEIP Leopoldo Calvo-Sotelo

Pero los criterios que, según la Junta Municipal de Fuencarral, se supone que aplica el Área de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad a la hora de señalizar las zonas escolares tampoco se cumplen. El colegio público de Infantil y Primaria Leopoldo Calvo-Sotelo, inaugurado por Esperanza Aguirre en septiembre de 2008, continúa, cuatro años después, sin ninguna señal de tráfico en una de sus entradas principales, situada en la calle Puente la Reina. Esta vía registra en las horas de entrada y salida del centro educativo un elevado nivel de circulación y muchos padres se quejan de la alta velocidad de algunos automovilistas. De hecho, la Policía Municipal suele instalar radares móviles en puntos cercanos a la intersección entre esta vía y la calle Castiello de Jaca. Tal y como ha venido informando Las Tablas Digital, el número de señales en las que se advierte a los conductores que circulan por zona escolar en las calles que rodean el colegio es de seis, lo que en principio podría ser más que suficiente. Sin embargo, dos de estas señales están situadas en la acera del colegio en la Avenida del Camino de Santiago, precisamente por donde no entra ningún alumno.

Como quiera que el barrio de Las Tablas no dispone de un instituto público, además de los 600 alumnos de entre cuatro y 11 años que diariamente acuden a sus instalaciones, el Calvo-Sotelo acoge actualmente estudiantes de la ESO, la mayoría de los cuales no acude al Calvo-Sotelo acompañados de un adulto.

La calle Puente la Reina, donde se sitúa una de las entradas principales del colegio público Leopoldo Calvo-Sotelo, no cuenta con una sola señal en la que se recuerde a los automovislitas que circulan por zona escolar. /LTD

1 comentario:

  1. La ciudad para las personas, y los niños.
    Hay que evitar que los coches puedan acceder a la misma puerta del colegio.
    Es lamentable que la calle donde se entra se llene de coches haciendo maniobras comprometidas, y contaminando con tóxicos el aire que respiran nuestros hijos.
    Los padres de algunos escolares deberían ser un poco más sostenibles, y arribar al colegio de forma limpia, y calmada; sin coches. Como lo hacemos la mayoría de acompañantes, andando, en trasporte, o hasta en Bici.
    Me refiero al barrio de La Latina de Madrid si bien algún colegio ya ha decidido tranquilizar la zona con señales, y vallas, a las horas de entrada, y salida.

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.