jueves, 25 de octubre de 2012

La OCU denuncia una estafa en la venta de aceite de oliva virgen etiquetado como extra

(Información actualizada a las 22,25h.)

En el aceite, como en tantos otros productos, también hay gato por liebre. Un estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha descubierto que nueve marcas de aceite, algunas de ellas pertenecientes a compañías tan poderosas como El Corte Inglés, Lidl o Eroski, venden como aceite virgen extra un producto que en realidad es aceite de oliva virgen, de una calidad inferior. Este “engaño al bolsillo” de los consumidores se traduce en una diferencia de precios que se sitúa en torno al euro por litro comercializado. El estudio, cuyos resultados se han anunciado hoy, también pone de manifiesto que las marcas Maeva y Olilán, que se comercializan como aceites de oliva virgen extra y virgen, respectivamente, son en realidad aceites lampantes, que normalmente se destinan al refino. El estudio, no obstante, también destaca que otras marcas propiedad de las compañías afectadas si cumplen escrupulosamente la normativa y ofrecen aceites de buena calidad y a precios razonables.
 
 


El nuevo informe de la OCU promete levantar tanta polémica como la registrada con otro estudio dedicado a la calidad de la leche que se vende en España. Y no es para menos porque de las 40 marcas analizadas, nueve “engañan al consumidor vendiendo un aceite etiquetado como extra cuando resulta ser simplemente virgen”. En otras palabras, según la OCU, los resultados obtenidos muestran “un claro engaño al consumidor porque se le vende un aceite de menor calidad a la que se indica en la etiqueta.

Los aceites fueron sometidos a una batería de análisis químicos y a un análisis organoléptico, siguiendo los métodos analíticos oficiales que contempla la normativa vigente. Las nueve marcas afectadas son Eroski, Hojiblanca (en envase de plástico), Coosur, Ybarra,Consum, Arteoliva, Condis, Oli Sone (Lidl), Aliada (El Corte Inglés) y Maeva. Todas ellas comercializan aceite de oliva virgen como si fuera aceite de oliva virgen extra. Según el informe de la OCU, que se puede consultar en su página en Internet, estas nueve marcas comparten una misma característica en el análisis de cata la calificación otorgada por los especialistas es de “muy malo”. Por esa razón, la OCU no recomienda su consumo. En el caso del aceite Maeva, la organización advierte que no debería ser considerado apto para la venta, ya que en realidad  se trata de aceite de oliva lampante. Esta clase de aceite, según explica Genma Trigueros, experta en alimentación de la OCU, se puede consumir sin problemas ni riesgo alguno para la salud, pero “es tan basto, con tantos defectos de sabor, de aroma y de acidez, que se destinan al refino. Ese producto no debería estar a la venta”.

Por lo que respecta a los aceites de oliva virgen, de las seis marcas analizadas en el estudio, la OCU no recomienda consumir la marca Sabor y Origen, cuya calidad de fruto y nota de cata es considerada por los técnicos como “muy mala”. Además, considera no apto para la venta la marca Olilán, comercializada como aceite de oliva extra cuando en realidad es aceite lampante.
Aviso a las autoridades y colaboración con los productores

 
Según señala la OCU en nota de prensa, los resultados del estudio ya se ha puesto en conocimiento de las autoridades “para que determinen si se ha cometido alguna infracción y, si procede, sancionen a aquellas marcas que puedan estar engañando al consumidor y perjudicando a un sector muy importante para la economía española”. Además, subraya su “ánimo en  colaborar con la patronal aceitera para solventar y evitar que aceites mal etiquetados lleguen a los hogares de los consumidores”. En este sentido, la OCU anuncia que ha invitado a la patronal “a un encuentro cuyo principal propósito es trabajar en un objetivo común: ofrecer un aceite de calidad y excluir del mercado a aquellos que defraudan la confianza del consumidor y no juegan limpio con el resto de fabricantes.


El Grupo Hojiblanca anuncia una demanda contra la OCU
 
Según informa en su edición de Internet el diario El Economista citando a la agencia Efeagro, el Grupo Hojiblanca ya ha anunciado que “demandará a la OCU por daños y perjuicios” tras la publicación del informe. La aceitera  recuerda que “tienen todas las pruebas de que dicha organización no utilizó en su estudio los procedimientos legales”. En declaraciones a Efeagro el director general de Hojiblanca, Antonio Luque, ha mostrado su "indignación" e "impotencia" porque la OCU no ha aceptado razonar cuando les advirtieron de que el informe no había seguido el reglamento legal de la Unión Europea (UE) que establece los procedimientos que deben seguir las analíticas y que obliga, por ejemplo, a consultar más opiniones.
 
Más información en: www.ocu.org

1 comentario:

  1. Y si ahora se les obligase a los que han estado vendiendo estos aceites a beberse 5 arrobas seguidas de estos mismos productos, estoy seguro que se acababan las trampas.No iban a tener tiempo de dejar el WC al menos en dos años, con el agravante que esta llamemosle "cura" se deberá cumplir cada año bisiesto es decir cada cuatro años, como recuerdo a las tropelias cometidas.Per estamos en ESPAÑA, aquí no pasa nada de nada.

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.