jueves, 17 de enero de 2013

La OCU recibe más de 11.000 reclamaciones por problemas en la facturación eléctrica


La facturación eléctrica continúa siendo un problema para miles de consumidores. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha comunicado hoy que en 2012 recibió 11.025 reclamaciones relacionadas con la facturación que realizan las compañías eléctricas. La mayor parte de las quejas se centraban en la dificultad para “interpretar la factura y la confusión que genera” en el consumidor. Ante los abusos que están cometiendo las compañías del sector, la OCU reclama “con urgencia” a la Administración que se obligue a instalar contadores con gestión a distancia y la creación de un organismo “específico y especializado” que se encargue de emitir resoluciones sobre las reclamaciones referidas a los sectores de luz y gas.

En opinión de la OCU, la liberalización del sector eléctrico no ha funcionado como se esperaba y la supuesta competencia entre las compañías no es real ni efectiva. Como prueba de que la situación no ha mejorado son las 11.025 reclamaciones que esta entidad recibió en 2012. “La casuística es muy variada, pero la dificultad para interpretar la factura y la confusión que genera en el consumidor es motivo recurrente de queja”, señala la OCU en un comunicado.

Las advertencias de la OCU se producen a solo tres meses de que las compañías eléctricas dejen de facturar mensualmente con estimaciones. A partir del próximo 1 de abril “se abre un nuevo periodo de aprendizaje para los consumidores y de nuevo la incertidumbre, ya que no se obliga a las compañías a informar de ello, de en qué momento los clientes que tenga un nuevo contador pasarán a tener factura mensual y no bimestral”.

Además de este problema, la OCU denuncia que algunas compañías eléctricas están cometiendo otra serie de abusos, como intentar con “supuestas fabulosas ofertas” que los clientes abandonen la Tarifa de Último Recurso (TUR) y se pasen al mercado libre; no informan de que el servicio de mantenimiento no es obligatorio o presentar facturas estimadas excesivas o muy bajas porque la compañía no toma la lectura desde hace tiempo”.

A los consumidores que se vean afectados por alguno de estos casos la OCU recomienda en primer lugar llamar al servicio de atención al cliente de la compañía comercializadora y si no se soluciona, presentar una reclamación por escrito en una de las oficinas de la comercializadora. Si la situación no varía, el siguiente paso sería solicitar arbitraje de consumo, comunicándolo ante la Dirección General de Industria y Energía y ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid. Por último, la OCU señala que se puede acudir a juicio sin necesidad de abogado ni procurador si el importe es inferior a 2.000 €.

La OCU solicita a la Administración que “con urgencia” se obligue a las compañías a instalar contadores de gas y luz con gestión a distancia, con lo dejaría de ser necesaria la lectura presencial de los consumos. Además, reivindica una “competencia real y efectiva” entre las diferentes empresas, algo que, a su juicio, “la liberalización del sector energético no ha conseguido”. Por último, reclama la creación de un organismo administrativo “único, específico y especializado” que se encargue de emitir resoluciones sobre las muchas reclamaciones de los consumidores referidas a gas y electricidad.

La situación en Las Tablas

Las quejas por los servicios de compañías de gas y electricidad también han afectado a los vecinos del distrito de Fuencarral-El Pardo y del barrio de Las Tablas. Así, tal y como informó este diario en julio del año pasado, las reclamaciones ante la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) relacionadas con el sector de suministro de gases combustibles se incrementaron un 23,7 por ciento durante los seis primeros meses de 2012. En total la OMIC registró 548 expedientes. El Ayuntamiento de Madrid atribuyó directamente a las “disfunciones en la contratación” surgidas como consecuencia del traspaso de 250.000 clientes de Gas Natural Fenosa a Endesa y Galp (Madrileña Suministro de Gas) a partir del 1 de marzo del año pasado. Alrededor de 7.600 vecinos de Fuencarral-El Pardo se vieron afectados por este cambio de empresa.

En el conjunto de la ciudad de Madrid, el sector de suministros básicos, del que forman parte, entre otros, la distribución de gas, la electricidad o la telefonía fija y móvil, registró 9.225 expedientes, entre los que se incluyen reclamaciones, solicitudes de información y denuncias. La cifra supone el 43,34 por ciento del total de expedientes atendidos por la OMIC durante el primer semestre del pasado año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.