viernes, 26 de abril de 2013

Un Hombre Anuncio anda suelto en Las Tablas

El ingenio de algunos emprendedores no tiene límites. Y si no que se lo pregunten los vecinos de Las Tablas que desde hace unas pocas semanas coinciden con un Hombre Anuncio como los de antaño. Su nombre es Pablo y participa en una efectiva acción publicitaria que ha lanzado Diego, propietario de El 49, la nueva administración de Loterías y Apuestas de Las Tablas.
Pablo, el primer Hombre Anuncio de Las Tablas, porta la publicidad de El 49, la nueva administración de loterías. LTD
  

Los tiempos no están para grandes desembolsos económicos, y mucho menos si nos referimos a un sector como el publicitario. Entre la crisis que todavía colea y la caída del consumo, de la que son testigos numerosos establecimientos del barrio, a muchos no les queda más remedio que tirar de ingenio. Atrás quedan los años de bonanza en la que cualquier empresario, por modesto que fuera, se lanzaba a publicitarse en radio, prensa y televisión.

Ahora las cosas han cambiado. Un ejemplo es la reciente aparición por las calles de Las Tablas de un singular Hombre Anuncio. La táctica es bien sencilla: se diseñan dos cartelones, de poco más de un metro cada uno, con la imagen del producto o servicio en cuestión; se le hacen los correspondientes  agujeros en la parte superior e inferior de los cartelones para poder colocar un simple cuerda elástica que sujete el dispositivo; y por último, se cuelga del cuello y se recorre todo el barrio. En determinados puntos estratégicos, como las paradas de Metro o las puertas de los supermercados, conviene permanecer durante horas para que todo el mundo te vea. La idea, aunque sencilla y de las más antiguas en el sector de la publicidad, es efectiva. Pero no valdría de nada sin el trabajo de la persona que sostiene los cartelones.

El Hombre Anuncio de El 49 se llama Pablo. Aunque ahora está en el paro, Pablo es de esa clase de tipos que a lo largo de su vida ha hecho de todo porque sabe hacer de todo. Y aunque no es su especialidad, la publicidad también le pica el gusanillo. Además de hacer todo tipo de trabajos, Pablo también es muy amigo de sus amigos. Y Diego, uno de los propietarios de El 49 y emprendedor curtido en muchas aventuras empresariales, lo sabe. Aunque lo suyo son los números, las primitivas, las reducidas, las bonolotos, los décimos y las quinielas, también le gusta el marketing. Juntos se sentaron un día y pusieron manos a la obra. Había que hacer algo para darse a conocer. Algo que fuera bueno, bonito y barato. Tampoco les llevó demasiado tiempo dar con una idea que les permitiría dar la campanada.

Cuando los transeúntes se cruzan con Pablo se producen todo tipo de reacciones. Desde el ama de casa que mira tratando de confirmar que el personaje en cuestión lleva pantalones, hasta el oficinista que se sorprende al ver un auténtico Hombre Anuncio como los de la Puerta del Sol. Algunos se animan y preguntan dónde está exactamente el nuevo negocio. Algunos, los más aficionados a jugar de vez en cuando a la lotería o la primitiva, ya han oído hablar de El 49 porque sus responsables son los mismos que hasta hace bien poco atendían a su clientela en la planta baja de El Corte Inglés de Sanchinarro. Desde allí precisamente vienen muchos de los amigos de Diego que, a pesar de la distancia, no quieren perder ese vínculo especial que une a un lotero con  los clientes. Los más fieles y entrados en años incluso aprovechan la línea de Metro Ligero para llegar hasta Las Tablas y, desde allí, darse un pequeño paseo hasta el número 3 de la calle Capiscol.
 
Así que la próxima vez que se cruce con Pablo, el primer y único Hombre Anuncio de Las Tablas, pregúntele dónde está El 49. Quién sabe, ¿y si cae aquí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.