miércoles, 24 de julio de 2013

El Ayuntamiento insiste en que el cañón alemán de Montecarmelo fue fabricado en Asturias en plena guerra civil

El polémico cañón de Montecarmelo fue fabricado en la localidad asturiana de Trubia en plena Guerra Civil bajo patente alemana. Esta es la tesis a la que se ha vuelto a agarrar el Ayuntamiento de Madrid para tratar de justificar la instalación de una de los cañones más famosos de la Alemania nazi, el  Flak 18, en homenaje al arma de Artillería Antiaérea del Ejército de Tierra español. Según reveló ayer el concejal Diego Sanjuanbenito (PP) en la comisión de Movilidad y Medio Ambiente, el Ministerio de Defensa, inmerso en un fuerte plan de recorte presupuestario, asume los gastos de “conservación” de la pieza durante los próximos 5 años.


Primero fue en 1940 y sin lugar de procedencia; después en 1941 en la localidad asturiana de Trubia; y ahora en 1938 y también en Asturias. El Ayuntamiento de Madrid (PP) no parece tener muy claro ni la fecha de fabricación ni el lugar de procedencia del cañón antiaéreo que desde el pasado 28 de abril exhibe a la vista de todos los ciudadanos en la nueva glorieta de la Artillería Antiaérea.

Con la colocación del cañón el consistorio dirigido por Ana Botella pretendía rendir homenaje al Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 71, cuyo cuartel está situado en la carretera de Fuencarral-Alcobendas, en su 25 aniversario. El acto de inauguración de la glorieta y descubrimiento del cañón con su placa correspondiente, estuvo presidido por un general, Juan Vicente Cuesta Moreno, y el concejal del distrito de Fuencarral-El Pardo, José Antonio González de la Rosa. Un centenar de ciudadanos invitados expresamente para la ocasión aprovecharon el evento para hacer una jura de bandera. La denominación de la glorieta contó con el respaldo de todos los grupos municipales con representación municipal.

Sin embargo, a ninguno de ellos se les comunicó previamente que en medio de la rotonda se tenía previsto instalar uno de los cañones más famosos de la Alemania de Adolf Hitler empleado con maestría por las tropas nazis durante toda la Segunda Guerra Mundial. El bautismo de fuego de este modelo de cañón antiaéreo, sin embargo, tuvo lugar en España durante la guerra civil. De la experiencia adquirida por las tropas de la Legión Cóndor entre 1936 y 1939, el Ejército alemán pudo desarrollar modelos más sofisticados.

Para el Ejército de Tierra, el modelo, la fecha de fabricación y el lugar de procedencia del cañón ha estado siempre muy claro: cañón antiaéreo alemán Flak 18/36, del calibre 88/56 milímetros del año 1938”. Estos son los datos que aparecen en el acta de recepción presentado por el coronel jefe del Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 71, Manuel Busquier Saez, a José Luis Fernández, uno de los colaboradores del concejal de Fuencarral y gerente del distrito de Fuencarral.

A pesar de ello, el responsable del área de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, intentó ayer salir al paso de la polémica al ser interpelado sobre esta cuestión por la portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida-Los Verdes, Raquel López, quien nada más comenzar su intervención preguntó sin rodeos al concejal popular “con qué motivo justifica la instalación de un cañón nazi en una plaza que hemos arreglado, se supone, para el disfrute de los ciudadanos”. Y, a la vez que mostraba algunas fotografías de la pieza, añadió: “No sé si es mejor que se nos hubiese ocurrido un monumento a la paz u otra cuestión que no tenga que ver con esto, que es un cañón nazi”.

Sanjuanbenito respondió de la siguiente manera: “Usted pregunta por la opinión del área de Medio Ambiente y Movilidad sobre una actuación que no tiene ninguna relevancia desde el punto de vista de la movilidad y que solo tiene una relación tangencial con el área de Medio Ambiente porque el terrizo en el que está instalado esa pieza de artillería es una zona verde. El resto no tiene nada que ver con esta área ni con esta comisión”.

No obstante, aprovechó para subrayar que “la decisión de colocar este elemento ha correspondido a la Junta Municipal distrito, que comunicó su intención de llevar a cabo esta iniciativa a la entonces dirección general de Patrimonio Verde, cuyos técnicos no manifestaron objeción alguna”. En relación a los gastos que ha ocasionado a las arcas municipales la operación, Sanjuanbenito señaló que “las obras de acondicionamiento” para la colocación del cañón “fueron realizadas por la Junta del Distrito”. Además, advirtió que los gastos de “conservación” de la pieza, cedida en depósito al Ayuntamiento, “corresponde al Ministerio de Defensa”. “A esta área de gobierno –añadió- solo le corresponde el mantenimiento de la jardinería y vegetación que existe en la rotonda”.

Adjudicación del contrato
En su turno de réplica, la portavoz de IU mostró su extrañeza porque el concejal del PP no hubiera intentado rebatir que el cañón en cuestión “es un cañón nazi”. “Me llama la atención que usted con su silencio reconozca que hemos colocado un cañón nazi en una plaza de Madrid”, afirmó. Raquel López también reclamó una explicación sobre el contrato de las obras para la instalación del cañón, adjudicado un mes después de la inauguración de la glorieta a la empresa Velasco Obras y Servicios."¿Me lo puede explicar o directamente  lo llevo a la comisión de Vigilancia de la Contratación?”, preguntó la concejala.

En respuesta a la intervención de Raquel López, el responsable del área se limitó a decir lo siguiente: “Por la información que yo manejo, efectivamente es un cañón de patente alemana fabricado en Trubia, Asturias, en el año 1938,  puesto en servicio en el año 1940, con lo cual no participó en la Guerra Civil española. La pieza ha sido cedida por el cuartel de Artillería Antiaérea  que está en Fuencarral”. Además, Sanjuanbenito aprovechó para señalar que  “igual que en la ciudad de Barcelona se ha recuperado una batería antiaérea republicana, igual que aquí [en Madrid] estamos estudiando la apertura al público del búnker del General [Vicente] Rojo en El Capricho, no se trata aquí de homenajear a nazis, ni de sesgos de ningún tipo. Las Fuerzas Armadas son un elemento central que defiende nuestras libertades y nuestra Constitución. A mí en el antimilitarismo rancio no me va a encontrar. No me va a encontrar nunca diciendo nada contra el Ejército y mucho menos contra el arma de Artillería”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.