miércoles, 11 de septiembre de 2013

El Ayuntamiento incluye en el concurso de mantenimiento de parques las zonas verdes que Telefónica utiliza como aparcamiento

El Ayuntamiento de Madrid ha incluido en la licitación del contrato de gestión integral del servicio público de parques y viveros municipales las zonas verdes utilizadas por Telefónica como aparcamiento particular. Junto con el parque Madrid-Río, el Lineal del Manzanares, el Juan Pablo II, el Juan Carlos I y los Árboles de aire del Bulevar Bioclimático (Villa de Vallecas), los terrenos forman parte de uno de los tres lotes en los que se ha dividido el contrato, cuya partida presupuestaria en su conjunto supera los 386 millones de euros. De esta forma, el convenio alcanzado con el consistorio en febrero de 2011, por el que la multinacional se comprometía a la “construcción y conservación” por un periodo de cinco años de un nuevo parque urbano de 22 hectáreas, quedaría en papel mojado y permitiría la utilización de una buena parte de los terrenos como aparcamiento sin disponer de licencia ni pagar tasas municipales.
Vista de uno de los accesos al nuevo parque que ha construido Telefónica en suelo municipal frente a su sede corporativa en Las Tablas. /LTD


Según ha explicado el propio consistorio madrileño, la adjudicación del nuevo contrato está prevista para el próximo lunes y entraría en vigor el 1 de noviembre. Las empresas adjudicatarias asumirán, entre otros aspectos, “la conservación y mantenimiento de elementos vegetales y masas forestales, incluida la defensa contra incendios; la conservación y mantenimiento de redes e instalaciones de saneamiento, riego, hidrantes y fuentes de  beber; instalaciones hidráulicas; distribución de energía eléctrica, elementos de alumbrado, instalaciones eléctricas; la conservación y mantenimiento de mobiliario urbano, juegos infantiles y de mayores, elementos deportivos, cartelería y señalización; y la conservación y mantenimiento de infraestructuras viarias, obra civil, cerramientos, cerrajerías y puertas”.

Los terrenos, que rodean la sede corporativa de telefónica en Las Tablas, forman parte del proyecto de Ajardinamiento de Zonas Verdes Públicas en el Distrito C incluido en un convenio suscrito en febrero de 2011 entre el exalcalde de Madrid y actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y el presidente de Telefónica, César Alierta. Según el contenido de aquel acuerdo, Telefónica se comprometía a invertir 3 millones de euros para convertir 22 hectáreas de suelo municipal en uno de los parques urbanos más extensos de Madrid. El proyecto contemplaba la construcción de paseos longitudinales con zonas de descanso, y la instalación de 90 bancos y 35 papeleras. También estaba prevista la plantación de 1.325 coníferas, 755 frondosas y 60.900 ejemplares de arbustos, 2.700 trepadoras y casi 18.000 vivaces. El proyecto también preveía la construcción de dos pistas deportivas. De momento solo se ha ejecutado íntegramente la primera fase de ajardinamiento, una actuación, realizada en una rotonda de solo 1.960 metros cuadrados y sin acceso peatonal situada en la calle Pórtico de la Gloria. La actuación, no obstante, fue uno de los proyectos ambientales que el Ayuntamiento madrileño presentó en noviembre del año pasado en el XI Congreso Nacional de Medio Ambiente como prueba de que, según la alcaldesa Ana Botella, Madrid “sigue esforzándose por ser una ciudad limpia, saludable y con calidad de vida”. Una segunda fase del proyecto, que abarca una superficie reducida sobre el total de los terrenos, ha finalizado hace meses, pero todavía no ha sido inaugurada.

La inclusión de las zonas verdes que rodean la sede corporativa del gigante de las telecomunicaciones en el nuevo contrato dejaría prácticamente en papel mojado el convenio firmado con el Ayuntamiento por el que Telefónica se comprometía a la “construcción y conservación” por un periodo de cinco años del nuevo parque urbano. Al mismo tiempo, permitiría que Telefónica pudiera seguir utilizando determinadas zonas como aparcamiento particular sin disponer de la correspondiente licencia ni pagar tasas municipales como cualquier otra empresa o vecino de Madrid. Por lo pronto, el propio Ayuntamiento advierte a la empresa que pudiera resultar  adjudicataria del segundo lote del contrato, presupuestado en algo más de 129 millones de euros, que “buena parte de la superficie” de estas zonas verdes “debe mantener la configuración topográfica original debido a la existencia de una gran cantidad de instalaciones y redes eléctricas de alta y media tensión bajo el subsuelo”.

Tal y como ha venido informando Las Tablas Digital, la situación de las zonas verdes que rodean la sede de Telefónica ha sido objeto de debate en diversas ocasiones. La actual alcaldesa de Madrid, Ana Botella, tuvo que dar explicaciones en su etapa al frente del área de Medio Ambiente en una de sus últimas comparecencias antes de sustituir a Alberto Ruiz-Gallardón al frente del consistorio En respuesta a una pregunta planteada por el portavoz de UPyD en la comisión del ramo, Jaime Berenguer, la alcaldesa reconocía en diciembre de 2011 que las parcelas en cuestión no contaban “con las infraestructuras ni los ajardinamientos adecuados para su uso habitual” y que Telefónica había manifestado “su interés por integrarlas en el diseño general del Distrito C para conseguir más coherencia estética y funcional". En su intervención ante los miembros de la comisión, Botella reconocía, además, que el Ayuntamiento era consciente de que los terrenos estaban siendo utilizados como aparcamiento, pero que ese uso desaparecería “definitivamente” a medida que avanzaran las obras de ajardinamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.