lunes, 4 de noviembre de 2013

Camino (in) seguro al cole


El motor del proyecto de uno de los proyectos estrella de movilidad del Ayuntamiento, Madrid a Pie, Camino seguro al cole, está gripado. El consistorio  no ha involucrado en el programa un solo centro educativo desde 2009. Algunos de los especialistas implicados en esta iniciativa consideran que existe cierta desidia por parte de algunos directivos y técnicos municipales. De los 22 colegios  participantes solo uno, el CEIP Alhambra, está en Fuencarral-El Pardo, un distrito que cuenta con 28 centros de enseñanza entre públicos, privados y concertados.
 


Tal y como se recoge en el último Informe sobre el estado de la Movilidad elaborado por el Ayuntamiento, el número de centros educativos madrileños implicados en el proyecto permanece inalterable desde hace cuatro años. La iniciativa arrancó en el curso 2007-2008 con la participación de dos colegios. A este pequeño grupo se unieron de golpe otros 20 centros a lo largo del curso 2008-2009. Desde entonces, ni un solo colegio se ha podido sumar a una iniciativa cuyo principal objetivo es incrementar la autonomía de la infancia y la movilidad sostenible fomentado que los alumnos de los cuatro últimos cursos de Primaria (menores de entre 8 y 11 años) acudan andando al colegio solos o en compañía de otros compañeros o un adulto.

Tal y como se ve en el gráfico, el número de colegios participantes en el programa Madrid a Pie, Camino seguro al cole permanece congelado desde hace cuatro años. Fuente: Ayuntamiento de Madrid.


En el informe de movilidad, correspondiente al ejercicio 2012, los expertos insisten en subrayar que “es necesario seguir trabajando en la reducción de la velocidad –principal causa de siniestralidad- para disminuir el número y la gravedad de los accidentes”. Pero, al mismo tiempo, algunos consideran que “este tipo de medidas coercitivas han de combinar con otras de tipo educativo”, como el proyecto Camino seguro al cole, catalogado como una “buena práctica complementaria” que podría extenderse a universidades y empresas.

En este sentido, cabe recordar que durante el año 2012 más de dos tercios de las víctimas mortales y más de un tercio de las víctimas graves registradas eran peatones. El número de víctimas mortales en accidentes de tráfico en la ciudad de Madrid creció el año pasado un 10%, pasando de las 30 personas fallecidas en 2011 a 33. El dato es todavía más llamativo si se tiene en cuenta que en 2012 el tráfico en Madrid disminuyó un 5,3% en el interior de la M-30 y un 6,3% fuera de la M-30. La estadística complica el objetivo de reducir en un 50% las víctimas mortales entre 2012 y 2020, tal y como se contempla en el Plan Municipal de Seguridad Vial para ese mismo periodo.
 

Informe de evaluación

Según se desprende del primer informe de evaluación del proyecto Camino seguro al cole, cuyo contenido se puede consultar ya en la página web del Ayuntamiento, los colegios que han participado en el programa han visto aumentar la modalidad de transporte a pie en diez puntos porcentuales respecto del resto de centros escolares (del 71,2% al 81,1%). Al mismo tiempo, los trayectos que se realizan en vehículo privado motorizado disminuyen drásticamente (del 24,4% al 13,5%, según los familiares, y del 25,7% al 11,2% según los escolares). En el informe se subraya que tras la participación en el proyecto, “se aprecia una mayor confianza de las familias en sus hijos y de los niños en si mismos para ir solos al colegio, a pesar de incrementarse la percepción  de los peligros viales en ambos grupos”. El resto de la ciudad también se beneficia gracias, entre otros aspectos, a la reducción de la contaminación atmosférica y acústica, en el que el sistema de movilidad juega un papel destacado.

A pesar de los logros alcanzados, la puesta del Ayuntamiento de Madrid por favorecer esta modalidad de transporte sana y ecológica hacia y desde los colegios parece haberse detenido en seco.

La explicación obedece a un conjunto de factores, entre ellos la “desigual y minoritaria” participación de las familias o las dificultades que encuentra el profesorado para poder llevar a cabo un proyecto de estas características.

Sin embargo, los expertos también apuntan la existencia de otro problema vinculado directamente con la falta de una cultura política por parte de “directivos y técnicos municipales” que permita tener en cuenta las propuestas sobre movilidad formuladas por un sector de la ciudadanía como son los niños, es decir, los principales protagonistas de toda esta historia.

En este sentido, el informe de evaluación señala que “el débil liderazgo del proyecto, así como el desigual compromiso de los distintos servicios municipales  con la tarea, han propiciado una dispersión en la responsabilidad y, consecuentemente, un proceso que no ha logrado promover cambios culturales significativos en la institución municipal”.

A pesar de todo, todavía hay cierto margen de maniobra para que el proyecto Camino seguro al cole sobreviva. Para ello, los especialistas consideran necesario realizar una nueva propuesta de continuidad que tenga en cuenta determinados aspectos, entre ellos una mayor agilidad en la implantación del programa; el establecimiento de un cupo máximo de intervención en cinco colegios al año; la selección de los centros educativos con criterios que permitan compartir mejoras de infraestructuras en las mismas rutas; y la creación de un sistema de acreditación que reconozca la implicación de los centros con la movilidad sostenible y otorgue prestigio a su labor.

Más información sobre el proyecto Camino seguro al cole, aquí
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.