lunes, 10 de febrero de 2014

El Ayuntamiento de Madrid paga el seguro por la instalación del cañón Nazi de Montecarmelo

La instalación de un cañón Nazi en el barrio de Montecarmelo le costará a las arcas municipales más de lo que se había reconocido. Según desvela hoy Las Tablas Digital, el Ayuntamiento dirigido por Ana Botella (PP), ha asumido un seguro que cubre los riesgos por “daños, pérdida o sustracción” por el importe del valor de la pieza, establecido en 60.000 euros. El contrato entre el consistorio y el Ministerio de Defensa, al que ha tenido acceso este diario, certifica además que la polémica pieza fue fabricada en Alemania y no en Asturias, tal y como han defendido los concejales del PP Diego Sanjuanbenito y José Antonio González de la Rosa. Precisamente, González de la Rosa, responsable de la instalación del cañón, deberá responder el próximo miércoles a una pregunta del portavoz de Izquierda Unida-Los Verdes en el distrito de Fuencarral-El Pardo, José Luis Córdoba, en la que se solicita conocer el importe exacto de una póliza, cuya existencia ha negado ante el pleno de la Junta Municipal.
Acto de inauguración de la plaza de la Artillería Antiaérea donde está instalado el cañón desde abril de 2013. /AdM



Poco a poco se van conociendo más detalles sobre el verdadero coste que la instalación del cañón antiaéreo alemán en una rotonda de Montecarmelo les ha supuesto a los contribuyentes madrileños. Según se desprende del contrato entre el consistorio y Defensa, el Ayuntamiento ha tenido que suscribir un seguro para cubrir los riesgos por “daños, pérdida o sustracción” por el importe del valor de la pieza, estimado en 60.000 euros. El seguro cubre además la responsabilidad civil frente a terceros por el depósito de la pieza y mientras se encuentre ubicado en su actual emplazamiento, la plaza de la Artillería Antiaérea, en el barrio de Montecarmelo.

El Ayuntamiento también se compromete “a la guarda y custodia de la pieza depositada”, en las condiciones medioambientales y de seguridad que garanticen su “adecuada conservación e integridad”. En este sentido, se especifica que los responsables municipales deberán poner “especial cuidado en que el agua de riego de la rotonda no afecte a la pieza”.

Según se desprende de una de las cláusulas del contrato, el consistorio también estaría obligado a asumir los gastos “en caso de necesidad de tratamiento de limpieza, consolidación, reintegración o restauración” del cañón contando además con la autorización expresa del Ministerio de Defensa.

El contrato fue firmado el 1 de julio de 2013, dos meses después de inaugurada la plaza, por la Primera Teniente de Alcalde y Delegada del Área de Economía, Hacienda y Administración Pública, Concepción Dancausa, y el director del Instituto de Historia y Cultura Militar, el general de División Enrique Vidal de Loño. Tal y como adelantó Las Tablas Digital en junio de 2013, el acuerdo de cesión del cañón tiene vigencia hasta el 2 de enero de 2018.

Una idea de la Junta de Fuencarral

La decisión de instalar un cañón antiaéreo en la rotonda de Montecarmelo, muy cerca de las nuevas instalaciones que albergarán el Colegio Alemán de Madrid, fue adoptada por la Junta Municipal de Fuencarral sin llegar a presentar su iniciativa al pleno del distrito. La Junta, a cuyo frente se encuentra el concejal José Antonio González de la Rosa, se limitó a solicitar, en octubre de 2012, el respaldo de la oposición para designar a la rotonda donde está instalado el cañón con el  nombre de Artillería Antiaérea. El consenso entre los partidos se justificó  ante la conmemoración pocos meses más tarde del 25 aniversario de la creación del Mando de Artillería Antiaérea, cuya unidad tiene su Cuartel General frente a las instalaciones de Telecinco en la carretera de Fuencarral-Alcobendas.

Sin embargo, la Junta Municipal ocultó a los representantes de la oposición su intención de colocar en medio de la nueva rotonda un cañón antiaéreo cedido en depósito por el Ministerio de Defensa. Únicamente se limitó a comunicar la idea a la Dirección General de Patrimonio Verde, donde se le dio el visto bueno.

La pieza fue descubierta durante un acto institucional organizado por la propia Junta en colaboración con los máximos responsables del acuartelamiento. El evento estuvo presidido por el concejal De la Rosa y el general, Juan Vicente Cuesta Moreno. De la Rosa aprovechó su intervención en una reunión interna del PP celebrada el 18 de abril en la sede del partido en Fuencarral-El Pardo para invitar a sus correligionarios -entre ellos los miembros del Comité Ejecutivo del partido y la propia presidenta de esta formación en el distrito, Elena González Moñux- a participar en la jura de bandera que se incluyó en los actos con motivo de la inauguración de la nueva plaza.

La polémica estalló cuando se descubrió que el arma instalada en homenaje a las Fuerzas Armadas españolas era nada menos que un cañón Flak 18/36 del calibre 88/56 mm original fabricado en la Alemania Nazi en 1938. Los datos de la pieza quedaron reflejados en el acta oficial de recepción firmado por el propio gerente del distrito de Fuencarral, José Luis Fernández, y el coronel jefe del Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 71, Manuel Busquier Saez. A pesar de que en este documento constaba la fecha de fabricación del arma, desde la Junta Municipal se trató de ocultar este detalle y en sendos comunicados enviados a los medios de comunicación -los días 30 de abril y 13 de junio- se ofrecían dos fechas de fabricación diferentes: en un caso 1940 y en otro 1941.

El baile de fechas continuó en el pleno del distrito de julio del año pasado. Según se recogió en el acta oficial del pleno aprobado por todos los grupos políticos, durante su intervención el concejal González de la Rosa reconoció que “según información proporcionada por las Fuerzas Armadas, aunque el cañón se fabricó en 1938 en ningún caso llegó a utilizarse antes de los años 1940 ó 1941, terminada ya la guerra civil”. Sin embargo, tal y como informó Las Tablas Digital, el mismo día en que se aprobó el borrador del acta, en el documento se omitió la referencia ofrecida por el propio concejal, quien en su intervención volvió a insistir en que la pieza había sido fabricada en la localidad asturiana de Trubia en el año 1941.

Un cañón asturiano

Tras ver rechazada en el pleno de junio una proposición del vocal de IU en Fuencarral, José Luis Córdoba, en la que se solicitaba a la Junta la retirada del cañón y su devolución al Ministerio de Defensa, Raquel López, concejal de IU y portavoz de Medio Ambiente y Movilidad, llevó el asunto a la comisión del ramo celebrada en julio. En esa ocasión, el encargado de dar explicaciones fue el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito. En su intervención, el concejal popular aseguró que “por la información que yo manejo, efectivamente es un cañón de patente alemana fabricado en Trubia, Asturias, en el año 1938, puesto en servicio en 1940, con lo cual no participó en la Guerra Civil Española”. Sanjuanbenito daba así por válida la versión que sostiene que el cañón de Montecarmelo es en realidad un FT-44, es decir, la versión española del famoso cañón alemán.

Sin embargo, según la ficha técnica oficial que maneja el Ministerio de Defensa, el cañón es un Flak-18 88/36 original, uno de  cuyos modelos se exhibe actualmente en el Museo de Medios Acorazados (MUMAC) de la Brigada de Infantería Acorazada (BRIAC) Guadarrama XII en El Goloso. El propio Ministerio de Defensa reconoce que la fabricación de los cañones antiaéreos bajo licencia alemana, es decir, los FT-44, no comenzó en 1938 sino mucho más tarde. Precisamente, la denominación oficial de este modelo bajo licencia alemana corresponde a Fábrica de Trubia (FT) y al año de comienzo de fabricación (1944), es decir, seis años después de la fecha aportada por los concejales Sanjuanbenito y González de la Rosa. En la información que Defensa utiliza para identificar los cañones Flak-18 88/36 se especifica, además, que tuvo su bautismo de fuego en la Guerra Civil española de la mano de la Legión Cóndor, algo que también han querido ocultar los concejales del PP.

11.000 euros en cimentación

En un primer momento, desde la Junta de Fuencarral se negó que la instalación hubiera acarreado gasto alguno. En diversas intervenciones públicas el concejal González de la Rosa descartó que la adquisición de la pieza hubiera costado un solo euro a las arcas municipales y que el único gasto oficial correspondía a “un contrato de adecuación de la plaza”. Sin embargo, tal y como pudo acreditar Las Tablas Digital, en dicho contrato, por valor de 11.643 euros, se especifica que el objetivo de las obras era únicamente de cimentación para la colocación de la pieza de artillería. El contrato fue adjudicado un mes después de la inauguración de la rotonda a la empresa Velasco Obras y Servicios.

A pesar de que el concejal González de la Rosa ha señalado que la instalación del cañón no ha despertado malestar entre los vecinos del distrito, lo cierto es que en noviembre se celebró una concentración en la que alrededor de un centenar de personas reclamaron al Ayuntamiento la retirada de la pieza. Entre los convocantes estaban diversas organizaciones y entidades como la Asociación de Vecinos de Valverde, Izquierda Unida-Los Verdes, Asociación Amistad Primero de Mayo, Coordinadora Salvemos la Dehesa de la Villa, Foro por la Memoria, Fundación Domingo Malagón, Partido Comunista de España, Junta Estatal Republicana y  Juventudes Comunistas.
Última foto que aparece publicada en la cuenta oficial de la Junta Municipal de Fuencarral en Twitter en la que se ve a Ana Botella  junto al concejal José Antonio González de la Rosa, responsable de la colocación del cañón. /JM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.