lunes, 28 de abril de 2014

El cañón de las mentiras


Hoy se cumple el primer aniversario de la instalación de un cañón nazi en una rotonda de Montecarmelo que lleva el nombre de Artillería Antiaérea Española. La pieza en cuestión, el único monumento en todo el barrio y situado a escasa distancia del futuro colegio alemán de Madrid, ha obligado a la Junta Municipal de Fuencarral-El Pardo, dirigida por el concejal José Antonio González de la Rosa (PP), a dar todo tipo de explicaciones, aunque siempre tratando de ocultar toda la verdad. Ayer, la alcaldesa, Ana Botella, recordaba en un homenaje a las víctimas del Holocausto que el régimen nazi “buscaba, precisamente, destruir la civilización basada en los principios de humanidad para instaurar un nuevo orden de terror, crimen y fanatismo”. Una de las armas más emblemáticas de ese régimen es la que, con el visto bueno del Ayuntamiento de Madrid, se exhibe en la ciudad de Madrid desde hace ya 365 días.
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ayer durante el homenaje a las víctimas del Holocausto. /AdM


La instalación de un cañón Flack 18 construido en la Alemania nazi en 1938 le está dando al PP más de un dolor de cabeza. Un dolor que podría prolongarse a lo largo de los cinco años (hasta 2018) que la pieza, cedida por el Ministerio de Defensa, permanecerá a la intemperie en medio de la rotonda junto al centro comercial de Montecarmelo.

Ninguna de las formaciones políticas que forman actualmente la oposición en el consistorio (PSM-PSOE, IU-Los Verdes y UPyD), conocía a priori la intención del concejal del distrito de instalar un arma de semejantes características, y mucho menos que con ello se pretendiera rendir homenaje al arma de artillería antiaérea del Ejército español. La polémica estalló cuando diversos medios de comunicación, entre ellos el blog fuencarralelpardo.com o Zitus, indicaban en sus informaciones que el cañón había sido utilizado por la Legión Cóndor en la Guerra Civil. A partir de ese momento, los responsables municipales trataron de ocultar el año y lugar de fabricación de la pieza. Además, intentaron hacer creer que su instalación no había supuesto gasto alguno para las maltrechas arcas del Ayuntamiento, el más endeudado de España, y que no era necesario disponer de un seguro durante el periodo en el que estuviera expuesto.

Alemán y de 1938. Que el arma fue fabricada en Alemania en 1938 no es una invención de los medios de comunicación o de los partidos de la oposición. El dato ha sido constatado oficialmente por el propio gerente de la Junta de Fuencarral, José Luis Fernández (*). Funcionario del Ayuntamiento y uno de los asesores de confianza que dispone el concejal González de la Rosa,  Fernández fue el encargado de firmar el acta de recepción del cañón de manos del coronel jefe del regimiento de Artillería Antiaérea Nº 71, Manuel Busquier Saez. El documento, publicado en exclusiva por Las Tablas Digital, certifica que el arma es un “cañón antiaéreo alemán Flak 18/36, del calibre 88/56 milímetros del año 1938”. La versión que ha tratado de defender el Ayuntamiento es que el cañón fue fabricado en plena Guerra Civil en la localidad asturiana de Trubia. Sin embargo, tanto representantes de IU como del PSM no han dudado en señalar en distintas comisiones del Ayuntamiento, la más reciente el pasado 2 de abril, que el cañón fue utilizado por la Legión Cóndor en la Guerra Civil. Desde el Ayuntamiento no se ha instado a los representantes de la oposición ha rectificar.

La factura. Desde que estalló la polémica la Junta Municipal ha querido enfriar el asunto señalando que la instalación del cañón no había supuesto coste alguno. Según el concejal De la Rosa, el Ministerio de Defensa asumía los gastos del traslado de la pieza y su instalación. Sin embargo, Las Tablas Digital volvió a ofrecer en exclusiva otro documento que ponía de manifiesto que la Junta de Fuencarral se había gastado en la operación más de 11.600 euros. Curiosamente, el contrato de las obras que se tuvieron que realizar  fue adjudicado un mes después de la inauguración de la rotonda donde está colocada la pieza a la empresa Velasco Obras y Servicios.

Dos seguros. Además tratar de la fecha y lugar de fabricación y el coste que ha supuesto la colocación del cañón, la Junta de Fuencarral también trató de ocultar la firma del correspondiente seguro que el acuerdo con el Ministerio de Defensa obligaba al consistorio madrileño. Las Tablas Digital desvelaba el pasado 11 de febrero –también en exclusiva- la existencia de un contrato con el Ministerio de Defensa en el que el Ayuntamiento se obliga a suscribir un seguro para cubrir los riesgos por “daños, pérdida o sustracción” por el importe del valor de la pieza, estimado en 60.000 euros. En este contrato se especificaba, además, que el consistorio quedaba obligado a asumir los gastos “en caso de necesidad de tratamiento de limpieza, consolidación, reintegración o restauración” del cañón. Horas después de aparecer publicada esta información la Junta de Fuencarral se veía obligada a reconocer en sesión plenaria que no era una sino dos las pólizas que se han tenido que suscribir con las empresas Zurich y Mapfre. Uno de los contratos cubre los daños que pudiera sufrir el cañón durante los cinco años que permanecerá expuesto en Montecarmelo. El segundo, los posibles daños sobre terceros.

El primer aniversario de la instalación del cañón nazi de Montecarmelo coincide con el homenaje que ayer la alcaldesa de Madrid, Ana Botella,  rindió a las víctimas del Holocausto judío. Durante el acto celebrado en el Jardín de las Tres Culturas del Parque Juan Carlos I, Botella dijo que “jamás se borrará de nuestra memoria el sufrimiento que produjo el Holocausto en las comunidades judías de Europa. Seis millones de personas asesinadas por el fanatismo y la crueldad nazis quedarán para siempre como ejemplo del desprecio a la vida y la negación por parte del totalitarismo de la dignidad esencial del ser humano”. Y añadió: “Todos sabemos que la persecución y el exterminio de los judíos tenía el objetivo de fortalecer un régimen que buscaba, precisamente, destruir la civilización basada en los principios de humanidad para instaurar un nuevo orden de terror, crimen y fanatismo. Por eso debemos estar alerta siempre ante las nuevas formas de antisemitismo que propagan los enemigos de la libertad y debemos denunciarlas y combatirlas con todas nuestras fuerzas”.
José Antonio González de la Rosa (derecha), concejal del PP responsable de la colocación del cañón alemán en la rotonda de la Artillería Antiaérea Española del barrio de Montecarmelo. /Grupo Municipal PP

1 comentario:

  1. Bueno, ha sido un poco metida de pata. Pero es demagógico exagerarla. La intención era homenajear al arma de Artillería. Pero mucho más insultante para nuestra democracia es, por ejemplo, que calles de diversos pueblos y ciudades de la Comunidad, lleven nombres de personajes totalitarios como el Che Guevara o La Pasionaria. Ese sí que es un acto premeditado contra enemigos de la paz y la concordia.

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.