lunes, 6 de octubre de 2014

El AMPA del colegio Tarradellas advirtió en junio al Ayuntamiento de los peligros que presenta la calle donde fue atropellado el bebé

El Ayuntamiento de Madrid conocía las carencias de seguridad vial que afectan al colegio público Josep Tarradellas. Un miembro del AMPA de este centro de Infantil y Primaria participó en la sesión ordinaria del Consejo de Seguridad del Distrito celebrada en junio y, tras exponer el caso, le dio en mano al concejal-presidente del distrito, José Antonio González de la Rosa (PP), un premonitorio informe de 13 páginas en el que, además de detallar los principales problemas de movilidad que afectan a los aledaños del centro se reclamaba al Consistorio  la adopción de cinco medidas urgentes, entre ellas la instalación de semáforos en los pasos de peatones de la calle Palas de Rey, precisamente donde el pasado jueves fue arrollado un bebé junto a su cuidadora.


El concejal del distrito de Fuencarral, José Antonio González de la Rosa (PP), el día en que tomó posesión de su acta junto a la alcaldesa Ana Botella y su compañero en el consistorio Pedro Corral. /AdM


“Se veía venir”. Esta es la conclusión a la que llega el padre de un alumno del colegio Tarradellas tras conocer el atropello del pequeño de solo seis meses que desde el día del trágico accidente continúa ingresado en el hospital de La Paz. A juzgar por las señales de alarma que ha recibido el Ayuntamiento, a este padre no le falta razón.
El aviso más claro y directo que recibió el consistorio tuvo lugar hace apenas tres meses, durante la reunión ordinaria del Consejo de Seguridad, un foro en el que, además de la administración municipal, participan representantes de la Delegación del Gobierno en Madrid (cuya máxima responsable, Cristina Cifuentes podría ser la candidata del PP en las próximas elecciones municipales); de la Policía Municipal (cuyo máximo responsable en aquellas fechas, el inspector jefe Emilio Monteagudo, dimitió en septiembre tras ser imputado en el caso Madrid Arena); la Policía Nacional; y los partidos políticos con representación municipal (PP, PSM-PSOE, Izquierda Unida-Los Verdes y UPyD).
Las actas de estas reuniones son secretas y el Ayuntamiento, a pesar de haber puesto en marcha un Portal de Transparencia en su página en Internet, no permite a los ciudadanos o a la prensa acceder a su contenido.
El informe elaborado por el AMPA del colegio Josep Tarradellas es un “completo dossier” de 13 páginas “con descripción y fotografías de los problemas” que en opinión de las familias del centro, donde estudian más de 500 chavales, afectan gravemente a la seguridad vial de la zona donde está situado. En una de sus páginas, y marcado en rojo para llamar la atención de los responsables de la Junta de Fuencarral, la siguiente frase: “Es solo cuestión de tiempo que ocurra un accidente y [un] tremendo drama del que luego nos horrorizaremos y para el que pondremos medidas, cuando ya sea demasiado tarde, de forma reactiva”.
Cinco medidas urgentes
Durante el transcurso del Consejo de Seguridad el representante del AMPA tuvo ocasión de exponer la situación al final de la reunión, en el tiempo destinado a “ruegos y preguntas”. Según fuentes consultadas, el Consejo estuvo presidido por la máxima autoridad del Gobierno municipal en el distrito de Fuencarral, el concejal-presidente José Antonio González de la Rosa (PP), quien estuvo acompañado del gerente, José Luis Fernández, y el secretario, Juan Carlos Burgos Estrada. Una vez concluida su intervención, el representante del AMPA entregó directamente al concejal José Antonio González el informe, en el que se reclamaba la adopción urgente de cinco medidas concretas:
.-Planificación e instalación de semáforos (con botón de paso de peatón) en los pasos de cebra de la calle Palas de Rey, a la altura de la calle Triacastela.

.- Instalación inmediata de bandas reductoras de velocidad (badenes) en dichos puntos, de la misma forma que las hay en otras muchas calles del barrio (calle Frómista) como medida paliativa de rápida implantación y prevención de accidentes.

.- Instalación de señales de Prohibido Aparcar con limitación horaria (de 16 a 18:30 horas) en toda la acera de la calle Triacastela (donde se encuentra el colegio), para facilitar la maniobrabilidad de los autobuses que han de llevar a nuestros hijos a actividades extraescolares. Control policial para asegurar el cumplimiento de las medidas de respecto al espacio de la vía pública

.- Reordenación de la calle Triacastela para aparcar en batería, dejándola en un solo sentido.

.- Instalación, en la citada acera de la calle Triacastela, de vallas “quitamiedo” que impidan que un menor pueda caer a la vía pública y ser atropellado por algún vehículo que esté circulando/estacionando.

La entrega del informe y la intervención del representante del AMPA no tuvieron el efecto deseado y, a pesar de los más de tres meses transcurridos, el Ayuntamiento no ha procedido a subsanar las deficiencias de seguridad denunciadas por el representante de las familias del colegio.


Vista del tramo de la calle Palas de Rey, frente al colegio Tarradellas, donde el jueves fue atropellado el bebé. /LTD 

Oídos sordos

Pero las peticiones del AMPA del Tarradellas no ha sido las únicas sobre las que el Ayuntamiento ha hecho oídos sordos. Hace ya más de dos años, en julio de 2012, Las Tablas Digital informó del voto en contra de los representantes de la Junta de Fuencarral y el PP en el Consejo Territorial a una propuesta de la Asociación de Vecinos de Las Tablas en la que se solicitaba la colocación de radares en determinados semáforos del barrio, una mayor presencia policial y la construcción de una rotonda. Durante la reunión el gerente del distrito, José Luis Fernández, reconoció que el problema de la movilidad en Las Tablas “viene de años atrás”, pero que a pesar de las medidas que se han adoptado “nunca se ha llegado a colmar las expectativas” de la organización vecinal”. Según el gerente, “los técnicos de movilidad y seguridad han analizado el problema y las soluciones no pasarían por las que plantea la propuesta de la asociación de vecinos”. José Luis Fernández apuntó entonces que la calle Portomarín, en la que se localizan los colegios El Valle y Las Tablas Valverde, es una de las vías de Las Tablas donde se ha detectado un problema de movilidad, ya que es utilizada por numerosos vehículos como vía de conexión entre el Distrito Telefónica y la A-1.

Pero no solo han sido las propuestas en materia de movilidad las que el Ayuntamiento no ha querido escuchar en relación a la seguridad en los aledaños de los colegios del barrio. En mayo de 2013, y a instancia de un colegio, Izquierda Unida (IU) presentó al pleno del distrito una medida tan sencilla y práctica como es la instalación de vallas protectoras en las salidas de los centros escolares. Según la vocal Rosa Minguela, encargada de defender en el pleno la propuesta de IU, la instalación de vallas permitiría “evitar que algún niño pueda invadir la calzada”. Los representantes del PP votaron a favor, aunque con la condición de que los técnicos municipales analizaran caso por caso. 17 meses después, el Ayuntamiento no ha instalado ninguna.

Aparcamiento ilegal
A quien tampoco han hecho mucho caso ha sido al concejal y portavoz de  UPyD en la comisión de Movilidad, Jaime Berenguer, quien el pasado mes de diciembre pidió explicaciones sobre la situación de la movilidad en Las Tablas, un barrio afectado, según puso de manifiesto, por la carencia de aparcamientos, una escasa señalización semafórica y una elevada densidad circulatoria que colapsa las entradas y salidas. Berenguer advirtió que la llegada del BBVA [que construye su sede corporativa en Las Tablas] podría provocar un agravamiento del problema, teniendo en cuenta, además, que en la nueva sede del banco solo habrá disponibles 3.000 plazas de aparcamiento. Durante su intervención el representante de UPyD reclamó un plan de movilidad para toda la ciudad de Madrid y aprovechó para recordar al Ayuntamiento que las parcelas municipales que utiliza como aparcamientos “son ilegales”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.