lunes, 8 de diciembre de 2014

El PP de Fuencarral celebra en Las Tablas su ‘copa de Navidad’ con Cristina Cifuentes como invitada de honor


Una de las posibles candidatas en la carrera electoral por el Ayuntamiento de Madrid, Cristina Cifuentes, será el próximo miércoles la invitada de honor del Partido Popular (PP) de Fuencarral-El Pardo en su tradicional ‘copa` de Navidad. Este año, los populares han cambiado El Pardo, uno de sus lugares preferidos para esta clase de eventos, por un hotel de cuatro estrellas en el barrio de Las Tablas. El ágape de los populares se celebra a menos de seis meses de celebrase las elecciones municipales y autonómicas y con las encuestas en contra. Precisamente este domingo el diario El País publicaba un sondeo que sitúa al PP como tercera fuerza política nacional –por detrás de PSOE y Podemos-, si en estos momentos se celebrasen elecciones generales.

Cristina Cifuentes, el pasado 6 de diciembre, Día de la Constitución, durante los actos organizados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid /Comunidad de Madrid 



La presidenta del PP de Fuencarral-El Pardo, Elena González Moñux, casi nunca defrauda a los militantes del partido a la hora de elegir invitados estelares a su cita navideña. Alejo Vidal-Cuadras (2009), Esperanza Aguirre (2010), Ignacio González (2011), Borja Sarasola (2012) y Manuel Pizarro (2013) han tenido la oportunidad de brindar y tomar la palabra en esta cita. El turno en esta ocasión es para Cristina Cifuentes, actual delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid y una de las candidatas no oficiales a intentar mantener la alcaldía de la capital de España, en manos del PP desde hace más de 20 años.

Normalmente, durante las correspondientes intervenciones, tanto la presidenta del PP de Fuencarral como el personaje invitado suelen hacer un repaso de los asuntos políticos de mayor actualidad. Si se tiene en cuenta los temas que más portadas ocupan en los periódicos o los informativos de radio y televisión, a González Moñux, actual viceconsejera de Justicia y Administración Pública, le bastaría con repetir su intervención del año pasado, en la que se refirió extensamente a la “corrupción política” y “el independentismo de Cataluña”. 

Sobre la corrupción dijo que “los partidos en general y los políticos en particular deben tener tolerancia cero ante estas situaciones, pero sin olvidar que hay que dejar a la justicia actuar”. En este sentido, subrayó que el PP “está tomando medidas para acabar con la corrupción en la vida política, para de esta forma volver a tener la confianza de la sociedad”.

En relación al “independentismo de Cataluña”, González Moñux se mostró partidaria de “tener unidad y firmeza frente a los desafíos unilaterales, dejando una puerta abierta a la reforma constitucional desde el consenso”. En su opinión, “tenemos que estar orgullosos de ser españoles, sobre todo por la enorme herencia cultural e histórica que hemos recibido por el mero hecho de haber nacido en España”.

La presidenta del PP de Fuencarral-El Pardo, Elena González Moñux, charla en diciembre de 2013 con el exdiputado del PP Manuel Pizarro. /PP Fuencarral


Por su parte, la intervención de Cristina Cifuentes estará marcada, le guste o no, por su posible nominación como candidata del PP a la alcaldía de Madrid. Ella ya ha dicho en diversas ocasiones que no está en esa carrera, que le gustaría terminar su mandato al frente de la delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid. “Llevo un año diciéndolo: yo no estoy en ninguna carrera electoral. El PP tiene un proyecto de ciudad, de Comunidad y de país, y creo en ese proyecto, para el que voy a trabajar desde la delegación del Gobierno exclusivamente porque no estoy nada más que en eso. Después, ya veremos qué es lo que los órganos del partido deciden respecto a cuál es la persona que mejor puede representar al PP en el Ayuntamiento de Madrid y puede recuperar la confianza de los ciudadanos”, afirmaba en una reciente entrevista con el diario digital El Confidencial.

A pesar de todo, a estas alturas nadie duda de que si el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, le pidiera dar un paso al frente ella lo haría encantada. Es más, su nombre está en el manojo de candidatas que se incluyen en las encuestas que el propio PP encarga para averiguar quién es la que cuenta con mayores posibilidades de éxito.

¿Pero cuándo se sabrá el nombre? Nadie lo sabe, de momento. El pasado viernes la web El Confidencial Digital publicaba una información en la que señalaba que Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid, estaría “dispuesta a asumir el reto” y presentarse como cabeza de lista. Según este diario, el mensaje que, al parecer, Aguirre habría transmitido ya a Rajoy es muy claro: “Si no me matan antes de enero, después del otoño negro que estoy viviendo, yo sigo adelante”. Al parecer, una de las recomendaciones que Aguirre habría transmitido al presidente del PP es que “las elecciones en Madrid van a estar muy reñidas” y que el partido debe “contrarrestar el desgaste por el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid y por la 'Operación Púnica', que ha salpicado a numerosos alcaldes del PP en la Comunidad”.

Por el momento, las encuestas que se van conociendo presentan un panorama más bien negro para las aspiraciones del PP de mantener el poder, no solo en el Ayuntamiento de Madrid, sino también en la Comunidad y en el conjunto de España. El último sondeo apareció publicado ayer domingo en las páginas de EL PAÍS y sitúa al partido de González Moñux y Cifuentes como tercera fuerza política con un 20% de los votos. El dato supone un completo hundimiento del PP, que en las elecciones generales de noviembre de 2011 se llevó más del 40% de los votos. El estudio elaborado por Metroscopia pone de manifiesto que la primera fuerza política sería el PSOE con el 27% de los votos, seguido por Podemos, a quien votaría el 25% de los electores.

El análisis que ofrece EL PAÍS en su información es demoledor para el PP: “El panorama que dibuja la encuesta reparte casi de forma similar en tres partidos las posibilidades de ganar las elecciones. El PP, con un 20%, es el que más bajo está y presenta una trayectoria hacia la caída libre. El partido de Mariano Rajoy paga como ninguno el malestar ciudadano y, especialmente, el clima de corrupción. Está a más de 14 puntos de su voto en las generales de hace tres años, con tendencia a pasar de la mayoría absoluta a ser la tercera fuerza. Es el partido que más acusa el descrédito político y la desmovilización de los electores, que se traduce en una elevada abstención”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.