martes, 28 de abril de 2015

El cañón nazi de Montecarmelo podría ser incluido en el mapa de simbología franquista que baraja elaborar el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Madrid podría incluir el cañón nazi de Montecarmelo en el mapa de “simbología franquista” que el área de Las Artes, Deportes y Turismo está barajando elaborar tras recibir una petición por parte del abogado Eduardo Sanz, especializado en Derechos Humanos. De momento, y según informaba la agencia Europa Press el pasado martes, el secretario general del Pleno del Consistorio madrileño, Federico Andrés López de la Riva, ya ha trasladado a la Administración general del Estado la petición de retirar de forma “inmediata” los escudos, insignias, placas y otros objetos conmemorativos de la Guerra Civil y la dictadura franquista localizados en edificios de titularidad públicas de la capital”. Hoy martes, 28 de abril, se cumplen dos años de la instalación del cañón, un Flack-18 fabricado en la Alemania nazi en 1938, en una rotonda de Montecarmelo por parte de la Junta Municipal del distrito de Fuencarral-El Pardo. El arma en cuestión pudo ser utilizada por la Legión Cóndor durante la Guerra Civil.

El cañón alemán de Montecarmelo, fabricado en 1938 en la Alemania nazi, fue utilizado por la Legión Cóndor alemana durante la Guerra Civil Española. /LTD 




La petición planteada por Eduardo Sanz tiene como base la Ley del Derecho de Petición y la Ley de Memoria Histórica de 2007. En ella solicitaba al Consistorio madrileño la aprobación de una orden municipal que permitiese la retirada “inmediata” de todos los símbolos relacionados con la Guerra Civil o la dictadura. Además, proponía la elaboración de un mapa que permitiera localizar todos los elementos de esas características ubicados en las calles, plazas, paseos o dependencias municipales.

Desde el Ayuntamiento se informó el pasado 10 de abril que se admitía la petición aunque parcialmente. Por un lado aceptaba trasladar a los responsables del área de Las Artes, Deportes y Turismo la idea de elaborar el mapa. Por otro, no admitía la retirada “inmediata” de los polémicos objetos porque los edificios donde están situados no son de titularidad municipal. Ayer, la agencia Europa Press informaba de que el Consistorio, a través de un escrito del secretario general del pleno, Federico Andrés López de la Riva, había dado ya traslado a la Administración General del Estado de la petición del abogado. 

Cabe recordar que el artículo 15 de Ley de Memoria Histórica establece que las Administraciones Públicas “tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.

El cañón de las mentiras

El polémico cañón, un modelo Flack 18 construido en la Alemania nazi en 1938, fue cedido por el Ministerio de Defensa para su instalación en la rotonda de Montecarmelo hasta el año 2018. Tal y como informó este diario digital, ninguna de las formaciones políticas que forman actualmente la oposición en el consistorio (PSM-PSOE, IU-Los Verdes y UPyD), conocía a priori la intención del concejal del distrito, José Antonio González (PP) de instalar un arma de semejantes características, y mucho menos que con ello se pretendiera rendir homenaje al arma de artillería antiaérea del Ejército español, uno de cuyos acuertelamientos está situado frente a la sede de la cadena de televisión Telecinco.

La polémica estalló cuando diversos medios de comunicación, entre ellos la web fuencarralelpardo.com o la revista Zitus, indicaban en sus informaciones que el cañón había sido utilizado por la Legión Cóndor en la Guerra Civil. A partir de ese momento, los responsables municipales trataron de ocultar el año y lugar de fabricación de la pieza. Además, intentaron hacer creer que su instalación no había supuesto gasto alguno para las maltrechas arcas del Ayuntamiento, el más endeudado de España, y que no era necesario disponer de un seguro durante el periodo en el que estuviera expuesto.

Alemán y de 1938. Que el arma fue fabricada en Alemania en 1938 no es una invención de los medios de comunicación o de los partidos de la oposición. El dato ha sido constatado oficialmente por el propio gerente de la Junta de Fuencarral, José Luis Fernández. Este funcionario del Ayuntamiento, uno de los asesores de confianza del concejal del distrito, fue el encargado de firmar el acta de recepción del cañón de manos del coronel jefe del regimiento de Artillería Antiaérea Nº 71, Manuel Busquier Saez. El documento, publicado en exclusiva por Las Tablas Digital, certificaba que el arma es un “cañón antiaéreo alemán Flak 18/36, del calibre 88/56 milímetros del año 1938”. La versión que trató de defender el Ayuntamiento es que el cañón fue fabricado en plena Guerra Civil en la localidad asturiana de Trubia. Sin embargo, tanto representantes de IU como del PSM no han dudado en señalar en distintas comisiones del Ayuntamiento que el cañón fue utilizado por la Legión Cóndor en la Guerra Civil. Hasta la fecha, el actual Gobierno municipal no han reclamado a los representantes de la oposición una rectificación de sus declaraciones.

La factura. Desde que estalló la polémica la Junta Municipal quiso enfriar el asunto señalando que la instalación del cañón no había supuesto coste alguno para las arcas municipales. Según el concejal José Antonio González, el Ministerio de Defensa asumía los gastos del traslado de la pieza y su instalación. Sin embargo, Las Tablas Digital volvió a ofrecer en exclusiva otro documento que ponía de manifiesto que la Junta de Fuencarral se había gastado en la operación más de 11.600 euros. Curiosamente, el contrato de las obras que se tuvieron que realizar se adjudicó un mes después de la inauguración de la rotonda donde está colocada la pieza a la empresa Velasco Obras y Servicios.

Dos seguros. Además de la fecha y lugar de fabricación y el coste que ha supuesto la colocación del cañón, la Junta de Fuencarral también trató de ocultar la firma del correspondiente seguro que el acuerdo con el Ministerio de Defensa obligaba a contratar al consistorio madrileño. Las Tablas Digital desvelaba en febrero del año pasado –también en exclusiva- la existencia de un contrato con Defensa en el que el Consistorio se obliga a suscribir un seguro para cubrir los riesgos por “daños, pérdida o sustracción” por el importe del valor de la pieza, estimado en 60.000 euros. En este contrato, además, se especificaba que el Ayuntamiento quedaba obligado a asumir los gastos “en caso de necesidad de tratamiento de limpieza, consolidación, reintegración o restauración” del cañón. Horas después de aparecer publicada esta información la Junta de Fuencarral reconoció ante el pleno del distrito que no habían sido una sino dos las pólizas que se tuvieron que suscribir con las empresas aseguradoras Zurich y Mapfre. Uno de los contratos cubre los daños que pudiera sufrir el cañón durante los años que permanecerá expuesto en Montecarmelo. El segundo, los posibles daños sobre terceros. 

NOTICIAS RELACIONADAS


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.