viernes, 29 de mayo de 2015

Las Tablas: “Donde Cristo perdió el gorro”



La periodista Elvira Navarro publicó ayer un sorprendente artículo en la página web del periódico El Mundo donde ofrece su particular visión de Las Tablas tras visitar el barrio un sábado junto a un arquitecto, Rubén Bastida, que “conoce la zona”. Además de este experto, la crónica del paseo por cuenta con el único testimonio de “una chica joven” a quien la periodista pregunta por “el tipo de convivencia que generan estos espacios interiores”, en referencia a las urbanizaciones donde viven los 30.000 vecinos del barrio. Tras subrayar que “no se ven quioscos donde comprar periódicos, ni bibliotecas, sólo gimnasios en los que darle duro al padel”, Navarro se plantea, a modo de conclusión, dos preguntas: “¿Qué aspiraciones culturales cabe suponerles a los moradores de Las Tablas?”  y  “¿Estoy siendo prejuiciosa?”





Un barrio que encarna nuestra historia más reciente

"Es un misterio que en un barrio nuevo de pisos normaluchos que se encuentra donde Cristo perdió el gorro los alquileres sean altos. ¿Pagar 1.100 euros por un apartamento no lujoso en un entorno que sólo es una ciudad a medias por su escasez de comercios, sus avenidas de seis carriles y sus negocios de restauración desoladoramente parecidos a franquicias? ¿Quién diablos está dispuesto a vivir en un lugar semejante y a rascarse el bolsillo para ello?

Al parecer, y para mi sorpresa, algunos barrios de estas características son sitios muy bien considerados, de ahí el precio desorbitado de los alquileres y que los pisos no luzcan con las persianas bajadas, vacíos y a la caza del típico desesperado (o desesperada) que se ha pateado toda la ciudad y ha acabado en esta traslación urbana del páramo, lo yermo, lo triste, lo frío, lo desprotegido. No siempre todo eso es sinónimo de un barrio pobre y mal diseñado.

Las Tablas, situado al Norte de Madrid, es el fruto de un Programa de Actuación Urbanística (PAU) consecuencia de la nueva Ley del Suelo (1997), que dicta que todo suelo no protegido sea urbanizable. El PAU de Las Tablas se aprobó, oh casualidad, el mismo año que la mentada Ley del Suelo causante de la burbuja inmobiliaria. El lugar no se empezó a urbanizar hasta 2002, lo que generó unas plusvalías del 600%, pues se sabía que Telefónica iba a instalarse aquí, lo que aseguraba el éxito del barrio.

El traslado de Telefónica a la periferia de la ciudad respondió a un nuevo concepto empresarial más moderno que también siguieron otras empresas: llevarse las sedes de los centros de las ciudades y juntar lo que está disperso. Ambas cosas resultan mucho más baratas. Ahora, en Las Tablas, además de Telefónica se encuentran el BBVA, Dragados y FCC, y en los alrededores están Acciona, Telecinco, Vodafone y Caser, además de un Corte Inglés.

Me bajo en la parada homónima acompañada por Rubén Bastida, que es arquitecto y conoce la zona. De hecho, es él quien, de camino a este barrio tan caro como poco atractivo, me cuenta lo que acabo de relatar. También me cuenta que por la avenida a la que salimos, Camino de Santiago, se planea hacer la prolongación de la Castellana, y que eso aumenta aún más el valor de vivir en este erial: consolidará Las Tablas como zona rica.

Las zonas adineradas de la capital suelen ser extrañamente feas si se las compara con las de otras grandes ciudades europeas. En el barrio de Salamanca, por ejemplo, no hay grandes esplendores, y me dice Rubén que a menudo lo único que se paga es la marca, aquí inflada también, según mi cicerone, "Por estar al lado de La Moraleja, lo que hace que la clase media alta se sienta más alta de lo que en realidad es".

Conceptualmente, el barrio no se diferencia de otras ampliaciones donde sí encontramos pisos baratos, como el ensanche de Vallecas. Este concepto es el de la manzana perfecta, a la que se llega, según Rubén, tras innumerables discusiones a lo largo del siglo XIX hasta los 80 del XX. Se trata de un concepto ideológico que las vanguardias cuestionan, pero que finalmente se ha impuesto. Perfecta vendría a ser un sinónimo de compacta: las calles coinciden con los bloques porque el límite de la manzana no se pierde. En Las Tablas ocurre tal cual, y los edificios más interesantes desde el punto de vista arquitectónico sólo se distinguen por los detalles.

Así, la madera de los balcones, los prefabricados de hormigón, el muro de gaviones y el ascensor a la vista del inmueble que conforma el cruce de las avenidas Santo Domingo de la Calzada con Camino de Santiago, que como todos los edificios nuevos tiene jardín interior con piscina, "a la que al final no baja nadie porque la gente no quiere encontrarse con sus vecinos", nos dice una chica joven que sale del edificio y a la que preguntamos por el tipo de convivencia que generan estos espacios interiores. Imagino una convivencia neurótica de tanto mirar hacia dentro, y me acuerdo de la cita de Charles Baudelaire que encabeza la novela 2666 de Roberto Bolaño: "Un oasis de horror en medio de un desierto de aburrimiento".

Es sábado; las avenidas vacías y la sensación de que este lugar es un mero decorado acrecientan la sensación de irrealidad. Frente a nosotros están las sedes de Dragados y FCC, que no han sido diseñadas por ningún arquitecto famoso. Tratándose de las principales constructoras del país, el dato resulta chocante y significativo. Son meras plantillas de edificio de oficinas actual. Dragados y FCC se hicieron propietarias de grandes cantidades de suelo en Las Tablas, pues promovieron y construyeron la mayor parte de las viviendas del barrio.


Hay algunos hitos arquitectónicos, como la Sede Central del BBVA de Herzog & de Meuron, el Concesionario BMW y el Distrito C de Rafael de la Hoz, o la Iglesia de San Pedro Mártir de Manuel Fisac. Nos limitamos a verlos desde lejos y a rodear este barrio del que no se puede salir a pie. No se ven quioscos donde comprar periódicos, ni bibliotecas, sólo gimnasios en los que darle duro al padel. ¿Qué aspiraciones culturales cabe suponerles a los moradores de Las Tablas? ¿Estoy siendo prejuiciosa? Llegamos a un antiguo palomar donde sí parece que se cuecen cosas distintas. Se trata de un aula de ecología. Algo es algo".

21 comentarios:

  1. Una vez más, esto demuestra como en todos los periódicos se da un hueco para escribir a gente con el mínimo rigor... Esta mujer se pasó 5 minutos por el barrio y ya se ve con toda la capacidad para hacer una opinión tan prepotente y poco objetiva del mismo...

    Está claro que preguntó solamente a la primera persona que vio pasar, y con esa opinión le ha valido para generalizar todo. ¿Alguien podría decir que la piscina de su urbanización no se llena en verano?? En mi caso al menos, cuesta encontrar un sitio hasta que llega agosto...

    Si considera que el barrio está tan inflado en precio y tan lejos del centro de Madrid y con tan poca calidad, ¿realmente habría 35.000 personas tan insensatas para pagar sus alquileres o precios de compra? Por cierto, la mujer tendría que tener un poco más de rigor al hablar de las cosas y por ejemplo no decir que la iglesia de Las Tablas se llama San Pedro mártir...

    En fin, una pena que un periódico con tantos lectores como El Mundo haya dejado un hueco para opiniones como la de esta mujer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te aseguro que por mi experiencia, en los periódicos hay de todo: desde gente brillante hasta cretinos/as de toda clase y condición.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Podría haber realizado un buen artículo analizando los pros y contra que existen de vivir en este barrio. ¿Y se pregunta si está siendo prejuiciosa? Amiga mía, la próxima vez que quedes con tu amigo Rubén para que te invite a unas cañas, dile que para estar más cerca de la Moraleja, habríamos comprado en Sanchinarro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no entiendo es cómo el redactor jefe de la sección ha podido comprarle este pescado. Si le encargaron el tema, me sorprende que analice (por decir algo) el barrio un sábado.y trufe la crónica de la visita de meras suposiciones y conclusiones erróneas. Es posible que por esta razón la redactora estuviera enfadada y hasta el gorro de escribir chorradas sobre sus paseos por Madrid. Tampoco veo que le haya dado mucha cancha a la opinión de su amigo Ruben, que se supone que es arquitecto.y conoce la zona. En definitiva, para olvidar.

      Eliminar
  3. Hay que reconocer que estamos bastante lejos de Navalcarnero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no quiero ni pensar que diria esta mujer de los que vivimos en el culo del mundo...digo en Tres cantos ;-)

      Eliminar
  4. Me vais a perdonar pero en parte sí que lleva razón... Otra cosa es la manera descarada y prepotente como se expresa...
    Sinceramente a mi, que llevo aquí desde el principio, me da un poco de pena en lo que se ha convertido mi barrio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, creo que ha sido tan atrevida que sospecho que la redactora vive en el barrio. En el fondo su artículo es autobiográfico.

      Eliminar
  5. ¿En lo que se ha convertido el barrio? No lo entiendo, te refieres a que había cosas antes que ahora se han perdido (como no sean solares)?, al aumento de tráfico por las empresas que antes no estaban?, o a un ideal que se tenía en el barrio de lo que iba a ser y aún no es? y digo aún, porque es un barrio joven en todos los sentidos, y como tal aún tiene que desarrollarse.
    Todos sabemos las virtudes y las carencias del barrio, como bien han dicho, tenemos algo más de cinco minutos de experiencia.

    Lo de la moraleja es ridículo.
    Lo de los precios, también, cada barrio tiene el suyo, sea Pau, peu, o casco histórico y pensar que todo lo que sea pau es lo mismo y todos han de tener precios y demandas similares es no pensar las cosas.

    Y no todo el mundo es un single cuarentón sin niños que aun sale de copas todas las noches, hay barrios para unas actividades y barrios para otras, y tan valido es uno como otro, solo que depende de las necesidades que tengas en ese momento en tu vida, las cuales suelen variar a lo largo de ella.

    ResponderEliminar
  6. Veo que a cualquiera nos dejan escribir y además a alguno se les paga en un periódico.

    Invito a la supuesta periodista a que se pase por el edificio del cruce que comenta. Verá que es muy cierto que no hay nadie en la piscina en verano y que apenas nuestros hijos se divierten jugando con muchos de sus amigos y vecinos dentro.

    Hay cosas que pueden ser subjetivas y cada uno las expresa como quiere pero hay otras que simplemte son inventos y lo raro es que lo escriba en algo que no es un cuento para niños....

    ResponderEliminar
  7. "¿Pagar 1.100 euros por un apartamento no lujoso en un entorno que sólo es una ciudad a medias por su escasez de comercios, sus avenidas de seis carriles y sus negocios de restauración desoladoramente parecidos a franquicias?"

    Madrid por lo general no es barata no se si habra pisos a ese precio a 15 minutos de plaza castilla (sin atascos) y que tengan parques, campo de futbol de basket, esta claro que todo se puede mejorar pero las tablas no es mal barrio para quien no le guste el estres y ajetreo del centro!! Además que yo sepa no somos un barrio multifranquicia y hay sitios donde comer excelentes y a diversos niveles de precio, ni que fuese esto todo sureñas cien montaditos y el hogar del franquiciado.
    La verdad como dicen algunos, dejan escribir en periodicos cualquier cosa, la invitaba yo a la piscina que al ser un barrio joven esta llena de gente y de vida!!por otro lado la falta de preparacion del artículo lo denota al no mencionar el espacio cultural de las tablas al menos hay algo junto con el palomar y la gente se nutre de lo poco que nos dan!! Al final nos autodeterminamos ;)

    ResponderEliminar
  8. Hola...
    Llevo viviendo en las Tablas menos de un año. Y lo que está claro es que no se puede obtener una opinión del barrio sólo por una visita de una tarde de sábado. Reconozco que al principio me costó adaptarme, pero poco a poco vas aprovechando las virtudes y minimizando las carencias, que, por supueso, las tiene. Pero de ahí, al panorama desolador que pinta el artículo... Dice mucho de las ganas de la periodista a la hora de abordarlo...

    ResponderEliminar
  9. Hay que reconocer que la polémica también funciona bien y le habrá dado muchos clicks en su artículo en la web de El Mundo

    ResponderEliminar
  10. Me parece absurdo hacer una valoración de un lugar para vivir basándose únicamente en un paseíto de media hora. Y lo que peor me parece es que le publiquen este artículo que no aporta nada. Si se pagan estos alquileres por vivir aquí, por algo será. Porque la gente quiere vivir cerca del trabajo, porque es un barrio estupendo para tener hijos, porque puedes andar por él sin estar agobiado porque a tus niños les atropelle un coche, porque tienes terracitas donde tomarte algo a tiro de piedra, porque tienes parques cada 100 metros, en fin, que cada uno tiene unas prioridades para vivir, pero que venga una señora a cuestionarlas sin tener ningún fundamento... no lo veo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por participar con tus comentarios. Efectivamente, la información no aporta nada. por eso mismo me ha extrañado que el redactor jefe de la sección haya permitido la publicación de un texto tan vacío y poco riguroso. Su artículo sobre el Distrito Telefónica publicado el sábado también deja mucho que desear. Pero bueno, hemos leído otras cosas mejores de esa reportera.....Saludos y gracias por seguir a Las Tablas Digital.

      Eliminar
  11. Como dicen por ahí arriba, típico comentario desinformado y de primera impresión de alguien que se ha paseado 5 minutos por un lugar y ha llegado a él lleno de prejuicios. Vamos, que si se hubiera tropezado con una mierda de perro hubiera hecho una disertación sobre los maleducados dueños de perros y la vida moderna. Como dicen por arriba, imagino que será la típica "moderna" que se va a vivir a su ratonera de 40m2 en un barrio obsoleto y lleno de turistas borrachos y chinos con furgoneta, pero muy cañí, eso sí.

    ResponderEliminar
  12. Por qué no puedo dejar de ver en este tipo de simplificaciones prejuiciosas cierta envidia y mala baba del que solo conoce su terruño y piensa que lo mejor es lo suyo?

    ResponderEliminar
  13. Una amiga se ha alojado una semana en un hotel de Las Tablas y se marchó antes de que venciera su reserva porque decía que eso era una especie de holocausto: calles enormes, sin ninguna vida, sin comercios, sin NADA, que daba penar pasear por allí.

    ResponderEliminar
  14. Mala furcia como te vea por aqui te surrajo a ver si vuelves zorra

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.