domingo, 21 de junio de 2015

La licitación de una escuela infantil municipal, primer ‘marrón’ para el concejal Zapata al frente de la Junta de Fuencarral



48 horas después de su nombramiento dimitió como delegado de Cultura y Deportes por el contenido de varios mensajes publicados en Twitter. Pero ahora le toca hacer frente a sus responsabilidades como concejal. La primera prueba de fuego para Guillermo Zapata al frente de la Junta de Fuencarral-El Pardo será lidiar con la licitación de la escuela infantil municipal La Caracola, que el anterior equipo de Gobierno le dejó preparada 14 días después de celebrarse las elecciones. El programa de Ahora Madrid contempla “remunicipalizar las escuelas infantiles privatizadas” y, al mismo tiempo, “cambiar los pliegos de condiciones” en los concursos.

El nuevo concejal de Fuencarral-El Pardo, Guillermo Zapata, durante su primera reunión con el gerente (derecha) y el secretario del distrito,  José Luis Fernández y Juan Carlos Burgos. /Junta Municipal




El concurso para gestionar La Caracola está presupuestado en 319.000 euros (impuestos incluidos) y su duración es de 2 años, uno más que el previsto en el actual contrato que finaliza el próximo 15 de agosto. Según el pliego de condiciones, publicado en la web del Ayuntamiento el pasado 8 de junio, entre los criterios de adjudicación se incluyen el establecimiento de cuotas (45%), el proyecto de gestión educativa (35%), el proyecto de iniciación al inglés (10%) y el número de profesionales que se amplían a partir del mínimo exigible (10%). La fecha tope para presentar propuestas finaliza mañana martes a las 14 horas. Actualmente la escuela dispone de 96 plazas, ocho de 0 a 1 años; otras 28 de 1 a 2 años; y 60 de 2 a 3 años.

El año pasado, tras la decisión del Consistorio de Ana Botella de no renovar  los contratos a 18 escuelas infantiles de titularidad municipal, el concurso fue adjudicado por 87.000 euros a la sociedad de Javier Moreno Ramírez, cuya oferta incluyó una baja económica del 16,6% sobre el precio inicial de licitación (145.000 euros) y la inclusión de cuatro educadores adicionales, dos a jornada completa y otros dos a media jornada. Además de Moreno Ramírez, otras ocho empresas participaron en la licitación: Jabea 2006 S.L.; Kidsco Balance S.L.; El Globo Rojo (Cooperativa); Aula intercultural S.L.; Atreyu Blota Carto SL; Eulen Servicios Sociosanitarios SA; Desarrollos Educativos SLU; y Jumisu Servicios Integrales de Guardería SL

La Caracola, en el barrio de Valverde, es una de las 18 escuela infantiles con que cuenta el Ayuntamiento /LTD

El anuncio de licitar la gestión de las escuelas infantiles provocó fuertes críticas por parte de la oposición. Así, el que fuera portavoz del Grupo Municipal Socialista, Jaime Lissavetzky, denunció que la decisión del consistorio “podría enmarcarse en la tendencia, ya experimentada en otros centros de la ciudad, de priorizar las ofertas económicas frente a los proyectos educativos”. “Asistimos a un fenómeno nuevo que consiste en contratar proyectos que ponen el acento en los aspectos económicos por encima de los educativos”, afirmó Lissavetzky. Por su parte, el entonces portavoz adjunto del Grupo Socialista en la Junta de Fuencarral-El Pardo, Alberto Muiños, presentó al pleno una proposición en la que reclamaba la prorrogara del contrato a la empresa que en aquel momento gestionaba la escuela infantil La Caracola para “no dejar en el aire el futuro de miles de niños y cientos de profesionales”. Para Muiños, el voto en contra del PP suponía abrir la puerta a grandes grupos empresariales en detrimento de las pequeñas cooperativas de profesionales que han gestionado de forma eficaz y eficiente las escuelas municipales durante los últimos 20 años”.

Un año después, la situación ha cambiado radicalmente. Tras 24 años gobernando la ciudad, el PP ha pasado a la oposición y al frente del Ayuntamiento está Manuela Carmena y sus 19 concejales de Ahora Madrid, entre ellos Guillermo Zapata, actual concejal presidente del distrito de Fuencarral-El Pardo y, desde el pasado jueves, también de Villaverde.

Cambiar los pliegos de los concursos

Al margen de la polémica suscitada tras conocerse el contenido de algunos de sus tuits, lo cierto es que la licitación de La Caracola se presenta como la primera prueba de fuego para Zapata al frente de la Junta de Fuencarral. Como máximo responsable del distrito preside la mesa de contratación que deberá examinar la idoneidad de las ofertas y adjudicar el contrato. Sin embargo, el asunto tiene su trascendencia si se tiene en cuenta el programa de Ahora Madrid que incluye el establecimiento de una “hoja de ruta para remunicipalizar las Escuelas Infantiles privatizadas”, o lo que es lo mismo, “incorporar a la titularidad pública las escuelas infantiles sostenidas con fondos públicos”. Pero eso no es todo. En una “fase intermedia”, Ahora Madrid defiende “primar el proyecto educativo frente al meramente económico y cambiar los pliegos de condiciones para el concurso de las escuelas”.

Informaciones relacionadas:

El Ayuntamiento retrasa nuevamente la construcción de la segunda escuela infantil pública en Las Tablas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.