lunes, 26 de octubre de 2015

Las familias del Blas de Lezo logran el cierre del aparcamiento ilegal


Unos cuantos conductores se van a quedar este lunes en Las Tablas con dos palmos de narices. Serán los que han estado utilizando en las últimas semanas la parcela destinada a la segunda fase del colegio público Blas de Lezo. Las quejas de las familias del colegio han dado fruto y este fin de semana operarios de la empresa responsable de la construcción del centro han procedido a instalar una verja de obra en buena parte del perímetro que rodea el solar.



Casualidades o no, lo cierto es que la colocación de la valla se ha producido 24 horas después de que la noticia del peligroso aparcamiento se emitiera en los informativos de la cadena pública Telemadrid. Tal y como avanzó la periodista en el reportaje, los responsables de la construcción del colegio, la empresa Eiffage Infraestructuras, se comprometieron con el director del Blas de Lezo a colocar la valla “en pocos días”.

Todo hace indicar que, finalmente, desde la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid se decidió actuar para poner fin a una situación que representaba un riesgo importante para los alumnos del centro educativo.

Inicialmente las familias del Blas de Lezo se dirigieron a la Junta Municipal del distrito con la esperanza de que la Policía Municipal procediera a clausurar el aparcamiento. A diferencia de otras zonas de estacionamiento sin regular que se mantienen en Las Tablas, en el caso del Blas de Lezo los automóviles quedaban estacionados a escasos metros del patio del colegio de infantil y primaria. Además, la diferencia de altura que presenta la parcela en cuestión hacía aún más peligroso un posible accidente o la imprudencia de un conductor.

El gerente del distrito, José Luis Fernández, se comprometió con representantes de la AMPA a que la policía impediría el acceso de los vehículos. Sin embargo, la actuación de los agentes se limitó a la toma de fotografías y el levantamiento de la correspondiente acta. Como quiera que el terreno en cuestión está cedido a la Consejería de Educación, a la Junta del distrito no lo quedó más remedio que pasar aviso a los responsables de la Comunidad.


Para sorpresa de las familias, los días pasaban y el problema seguía sin solucionarse. Las fotografías de los coches aparcados junto al patio del colegio no dejaban lugar a dudas sobre el riesgo que la situación suponía para los chavales. Las quejas de los padres llegaron hasta el Servicio de Atención al Ciudadano, que no tuvo más remedio que reconocer, a través de un mensaje en su cuenta oficial de Twitter,  que la voz de alarma había sido comunicada a la Consejería de Educación. Y no solo en una, sino en dos ocasiones. Alguien en la Consejería debió darse cuenta de que la responsabilidad era suya y una semana después la empresa adjudicataria de la construcción de la primera fase del Blas de Lezo ha instalado las vallas que impiden el acceso a la parcela.


NOTICIAS RELACIONADAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.