jueves, 7 de enero de 2016

Algunos consejos para la temporada de rebajas


Este jueves, 7 de enero, comienzan oficialmente el periodo de rebajas en Madrid. La directora general de Comercio y Consumo del Gobierno autonómico, María José Pérez-Cejuela, ha aprovechado para recordar a los consumidores cuáles son sus derechos básicos para que puedan realizar sus compras con garantía. En primer lugar se advierte de que el precio de venta al público de los productos rebajados ha de mostrarse siempre junto al precio no rebajado y ambos deben incluir siempre el IVA.





En un comunicado el Ejecutivo madrileño subraya que el consumidor debe exigir ticket o resguardo de la compra con desglose del IVA aplicado, así como factura cuando proceda legalmente o el cliente la pida. También recuerda que la publicidad que hace el comerciante es siempre vinculante y que todos los productos han de estar debidamente etiquetados, al menos en castellano, con una “información veraz, eficaz y suficiente” sobre sus características esenciales. Entre esta información se debe ofrecer nombre y dirección, composición, cantidad, categoría, fecha de producción o suministro, plazo recomendado de uso o consumo, fecha de caducidad e instrucciones de uso y/o advertencias de seguridad.

La Comunidad recuerda que los establecimientos están obligados a exhibir un cartel informativo sobre la existencia de hojas de reclamaciones y tener estas a disposición de los clientes. Obre devoluciones o cambios de productos en buen estado, advierte de que “sólo obligan al comercio si éste así lo anuncia”.

En el portal de Consumo de la Comunidad de Madrid se ofrece a los consumidores la siguiente guía sobre los derechos y obligaciones de los comercios en temporada de rebajas que conviene tener en cuenta:

Este tipo de ventas tiene que seguir ajustándose a unos requisitos que deben cumplir los establecimientos y que es importante que el consumidor tenga en cuenta:

.- Se puede simultanear su venta con saldos (artículos de temporadas anteriores o deteriorados) y promociones, aunque deben estar bien diferenciados y anunciados. No se puede considerar como rebajas la venta en liquidación, donde se anuncian precios más bajos por cierre o cambio de negocio. Si encuentra esta circunstancia con la publicidad de rebajas en el escaparate sepa que no le están informando correctamente.

.- El período de rebajas debe exhibirse en un sitio del establecimiento visible al público, incluso cuando esté cerrado.

.- Si las rebajas no afectan a la totalidad de los productos comercializados, los rebajados deben estar bien identificados y diferenciados del resto.

.- Los productos rebajados deben haber estado incluidos con anterioridad entre los artículos de la oferta habitual.

.- Los productos deben tener la misma calidad que cuando no estaban rebajados.

.- El precio rebajado debe aparecer junto al precio anterior, tanto en las etiquetas del producto como en las de los escaparates.

.- Al igual que ocurre en épocas fuera de rebajas, los productos tienen una garantía de dos años y el establecimiento está en la obligación de aceptar la devolución si tiene un defecto. Si el consumidor quiere devolver el artículo por otros motivos, los comerciantes son libres de aceptarlo o no. Pero, si durante el resto del año admite esa opción y en rebajas no, debe anunciarlo claramente a los consumidores. Lo mismo sucede con las formas de pago.

.- Algunos comercios cobran los arreglos en artículos rebajados, pero si lo hacen deben informar de ello, indicando los precios por tipo de arreglo.
·                  
Promociones, que no rebajas

En algunas ocasiones, aparece una modalidad parecida a las rebajas en la forma pero distinta en el fondo: las promociones. Se diferencian de las rebajas en que su fin es dar a conocer un nuevo producto, que se oferta en mejores condiciones para incentivar su venta. Del mismo modo que las rebajas, los artículos en promoción tampoco pueden tener defectos ni ser de peor calidad que los que van a ponerse a la venta posteriormente al periodo promocional.


En rebajas, Consumadrid aconseja:

.- Tenga en cuenta que si acepta un artículo en mal estado, con taras o estropeado, está usted comprando un saldo, no una rebaja.

.- Rechace artículos cuyas instrucciones de uso no vengan en castellano.

.- Guarde todos los tiques y facturas, ya que será su principal defensa a la hora de reclamar. Recuerde que está en su derecho de exigir las hojas de reclamaciones. Todos los establecimientos están obligados a tenerlas durante todo el año, sean rebajas o no.

Reclamaciones

Las rebajas implican una reducción en los precios y no una disminución de nuestros derechos. Si queremos poner una reclamación, debemos rellenar la hoja de reclamaciones y presentarla ante la oficina de consumo más próxima a nuestro domicilio.

El consumidor puede saber si el establecimiento donde está comprando está adherido al Sistema Arbitral de Consumo comprobando si exhibe el distintivo correspondiente. También nos informan de ello las oficinas de consumo. Si la empresa está adherida, se puede solicitar un arbitraje, sistema gratuito y efectivo de resolución de conflictos.



Para localizar las oficinas de información al consumidor, consulte aquí


Si necesita más información sobre rebajas y promociones, entre aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.