lunes, 17 de abril de 2017

Las Tablas doce años después

Por Jaime Berenguer (*) 

Hace ya doce años que me trasladé con mi familia a vivir a Las Tablas. Era, en aquel momento, un barrio nuevo, como tal, con carencias de servicios y necesidades por cubrir que nos generaba algunas incomodidades a la hora de ir al médico, encontrar  guardería o colegio para los niños pero también en cuestiones tan prosaicas como comprar el pan o el periódico, aquí, si me apuran, solo recuerdo farmacias.

Vista panorámica del barrio de Las Tablas. /Archivo LTD



Aquello era completamente normal, tediosamente esperable, como en todo lo que es a estrenar. Faltaban cosas, sí, pero las cosas no emergen, se construyen y esas incomodidades -que son la vida misma-  se veían compensadas por lo que suponía la aventura de construir algo desde la nada y descubrir la nueva tienda, el nuevo negocio o el nuevo colegio que enseguida recogían los foros y corría como pólvora por los pocos que habitábamos la zona.

Los años han pasado y siguen faltando cosas, hay otras que pueden mejorar, e incluso hay otras que se demandaban con denuedo que se han revelado como "necesidades irrenunciables" que no lo eran. De aquellos compromisos iniciales de las administraciones faltan el centro cultural, la biblioteca, el polideportivo, el mercado y el centro de salud pero tenemos guarderías, colegios, instituto, UNED, canchas de deportes, zonas verdes, metro pesado y ligero y cuatro o cinco líneas de autobús. Es cierto que no tenemos centro de salud pero se ha revelado como innecesario, ya que, los de Sanchinarro e Inmigrantes nos atienden perfectamente. El centro cultural y la biblioteca llegarán con el tiempo, espero que pronto pero llegarán. El mercado municipal que tanto se reclamaba es evidentemente innecesario y, si bien, el polideportivo está por construir tenemos una cancha de baloncesto (mejoren los aros y tableros, por favor), una de fútbol 7 y otra de fútbol sala, además de unas instalaciones fantásticas de tenis y pádel. ¿Piscina?, nadie la ha reclamado nunca -que yo sepa- pero podrían haberlo hecho de no ser porque, salvo en la parte más antigua, estamos entre los privilegiados que la disfrutamos en nuestras viviendas particulares.

Podríamos hablar de la limpieza, muy mejorable, y de las zonas verdes, en su mayoría de uso exclusivo de los canes pero no es menos cierto que los árboles, antes pequeños y quebradizos ya se han consolidado y empiezan a dar sombra. También podríamos hablar de las barbaridades que, aún a día de hoy, vemos en el tráfico de nuestras calles y que han costado demasiados accidentes y atropellos pero sin olvidar que se han ampliado las aceras y se ha adoptado un plan de seguridad vial que incluye semáforos, pasos de peatones elevados, así como una infraestructura ciclista como la que tienen pocos barrios en Madrid (para mi sobredimensionada), con conexión al anillo ciclista y una amplia de carriles bici que se esparcen por el barrio (sin utilización alguna o, como mucho, residual).

Obviamente, las virtudes y carencias de Las Tablas, podemos interpretarlas como queramos, podemos decir que el instituto llega tarde y pequeño y feo,  que la reforma de las líneas de autobuses es nefasta (a mí desde luego la del 172 me ha venido muy mal), que faltan áreas deportivas, que es indignante que no haya un centro de salud en Las Tablas, incluso podemos decir que hay una innegable desidia por parte de quien regula el tráfico. Si, podemos hacerlo, sin duda es una forma de hacer y de pensar pero, en mi opinión, no se ajustaría a la verdad. El barrio, ha mejorado y va a seguir haciéndolo porque las cosas no aparecen de la nada, se van construyendo y se mejoran poco a poco. Evidentemente, Las Tablas tiene sus carencias pero como todos los barrios, ni más ni menos, unos en unas cosas y otros en otras pero la realidad se impone y son muchos los madrileños que quieren vivir en nuestro barrio, nuestras casas se han revalorizado enormemente fruto de esa demanda y nos beneficiamos directa o indirectamente de ello.


Por todo ello, no entiendo ni comparto esa visión que pretende instalar la realidad de Las Tablas en la crispación permanente del agravio. Bueno, la verdad es que si lo entiendo, lo entiendo perfectamente. Es la vieja búsqueda de la utopía, del mundo perfecto en que todo se logra y alcanza igualando la imaginación y la realidad que tanto molestaba a Platón, lo que el profesor de la UAM Rafael del Águila señalaba con todo acierto (no dejen de leer su magnífico libro titulado Crítica de las ideologías: el peligro de los idealistas) como el lenguaje perfecto de las ideas y Víctor Lapuente conceptualiza como El retorno de los chamanes, libro de recomendable lectura. Es, en definitiva, la tesis que magistralmente desarrolla José Luis Pardo, Catedrático de Filosofía de la UCM, en su último libro titulado Estudios del malestar, editado por Anagrama y  Premio Anagrama de Ensayo del que no puedo más que recomendar vivamente su lectura. Lo importante, en definitiva, es eso, crear malestar de manera instrumental con el objeto de manipular mentes y emociones para después venir a salvarnos.


(*) Lecturer en la Universidad Autónoma de Madrid y ex concejal de UPyD en el Ayuntamiento de Madrid

18 comentarios:

  1. Tocate los pies...
    El malestar dice, y mete el último párrafo repartiendo estopa gratuitamente...que mala es la gente que se queja.

    El centro de salud se ha revelado como innecesario...increible, el instituto feo y pequeño, tanto que parece una montaña de arena entra gruas más que un instituto....
    Pues nada, como esta todo hecho, y lo que falta es innecesario los concejales del distrito son también innecesarios..así que a la calle, y sin sueldos innecesarios.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo en casi todo menos en el final. Cuántas personas estamos empadronadas ya en Las Tablas pagando nuestros impuestos? Las mismas que hace 12 años? No. Nuestros impuestos están para algo, y lo que ha mejorado en el barrio estos años no ha sido gracias a las instituciones, sino por la insistencia de los vecinos y por autónomos que se han arriesgado montando sis negocios. El que no llora no mama, y yo creo que hay que seguir insistiendo en tener Centro de Salud, Policía y otros servicios totalmente necesarios para el barrio porque para eso los pagamos como en los demás barrios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empadronados habrá pocos, pero personas que usan los pocos servicios que tenemos en Las Tablas, muchísimas. Hay muchos trabajadores en la zona que llevan a sus hijos a los colegios de Las Tablas, de ahí su gran masificación. Se debería revisar los criterios para dimensionar los barrios.
      Incluso restringir el tráfico de Lunes a Viernes y poner zona de aparcamiento para residentes.
      ¿Qué ventajas tenemos los que vivimos y estamos empadronados en Las Tablas respecto a los que no? Ninguna. Es más,los que no viven aquí, seguro que no pagan un IBI tan elevado pero sí pueden colapsar los coles y aparcar donde les venga en gana.

      Eliminar
  3. 12 años y todavía sin policía. Yo tengo un negocio en las tablas y me han robado 4 veces en menos de 1 año que llevamos abiertos

    ResponderEliminar
  4. Estimado Señor Berenguer:

    El artículo que publica en este digital es un insulto a todos los vecinos de las Tablas. Subyace a lo largo de todo el texto una clara falta de conexión con sus ciudadanos.

    José.

    ResponderEliminar
  5. Imagino que lo de tener una piscina cubierta, para practicar natación todo el año, también es innecesario. Lo único realmente necesario por parte de los vecinos de las tablas es el IBI, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo dicen los catalanes y mira como están. Pagas porque tienes, y no necesariamente tienen que estar todos los servicios en la puerta de tu casa. ¿Acaso quieres aeropuerto en Las Tablas? ¿Y sólo low cost?

      Eliminar
    2. Para eso esta el IRPF.
      Yo hablo del IBI.
      Gran diferencia.

      Eliminar
  6. De traca! El instituto ya está? Nace tarde y pequeño y porque han insistido los padres, Centro de Salud, mercado y piscina cubierta innecesarios? Pues yo sí los quiero. El centro de salud es Emigrantes, no inmigrantes, se nota que no has ido y has perdido toda una mañana en ir y venir, en transporte público ya una risa. De las cacas de perro mejor ni hablar!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por todos vuestros comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Como q innecesario será para ti q no lo necesitas , para mí tener un centro de salud al q poder ir andado como tienen casi todos los barrios de Madrid ,q por cierto pagan bastante menos IBI q nosotros, me parece bastante necesario. Tener un polideportivo en condiciones con piscina cubierta donde poder apuntar a los.niños a actividades, o donde puedan ir los adolescentes sin perder horas en los autobuses parados en los atascos habituales , me parece muy necesario , por cierto cuales son las 5 líneas de autobuses q tenemos por q no las conozco, por mi casa solo pasa una y cuando pasa. En fin no sigo x no aburrir. A mi pagar más IBI q los demás y no tener de nada me parece un timo y una estafa. Y q alguien diga q no es necesario sin especificar q será innecesario para el, insinuando q es así para todo el barrio me parece de ser bastante necio. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Clarísimo ejemplo de politicucho indeseable que vive en su mundo fantástico (a costa de nuestro dinero, eso si) totalmente alejado de la realidad de cualquier barrio y sus problemas. Pero vamos, tranquilos, que dentro de 50 o 60 años ya estará todo construido y operativo. Si nuestros nietos pueden heredar nuestros pisos ya lo disfrutarán.

    ResponderEliminar
  10. Centro de salud, coles no masificados y con equipamiento deportivo, un instituto bien construido y no lo que están haciendo a cachos... creo que no es pedir la luna. Por cierto, todo lo poco que se ha conseguido ha sido siempre a base de pelear.

    ResponderEliminar
  11. Doce años dices, casi eres nuevo en el barrio, yo aún recuerdo como vine hace ya la friolera de 17 años a vivir a este barrio, que ni siquiera existía, en lo que todo era un montículo de tierra, sin viales, ni aceras, solo un pastor con sus ovejas. Carencias era entonces tener que coger el coche para todo, no había autobuses, ni metro, ni carril bici, ni nada, salvo las líneas de autobuses Alcobendas, con una frecuencia indeterminada, pues pasaban cuando querían. Bien es cierto que con los años ha mejorado el barrio, pero no es menos cierto que se han olvidado de lo primordial, que es la salud, la seguridad y la educación de todas las personas que vivimos en el barrio, por no mencionar el transporte público que a mi parecer es nefasto, así que para no aburrir más solo decir que espero que algún día seamos un barrio más como el resto de barrios de Madrid.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Alberto: ¿Poner este texto ha sido una provocación para ganar tráfico en la página? Por más que leo el artículo del señor Berenguer, no logro comprender si es una sátira a la situación actual del barrio o si realmente se cree lo que escribe. Continuando con el sainete, intentaré ir hoy a la biblioteca pública más cercana para leer sus amables recomendaciones. Me costará llegar 58 minutos en transporte público o bien, si prefiero ir con mi coche, 8,4Km de recorrido.

    José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, muchas gracias por tus comentarios. Créeme si te digo que, a estas alturas, lo de publicar o no una noticia o un artículo de opinión no lo hacemos con la intención de ganar tráfico. Estamos muy contentos con nuestra audiencia. Las Tablas Digital es un pequeño medio de información hiperlocal abierto a la participación de sus lectores, entre los que se encuentra el exconcejal del Ayuntamiento de Madrid Jaime Berenguer. Sus opiniones son igual de respetables o criticables como las de cualquier otra firma invitada. Cuando quieras ya sabes que tienes el blog a tus disposición para rebatir los argumentos de nuestro vecino.

      Eliminar
  13. Totalmente de acuerdo con lo de que el centro de salud es innecesario. Somos muy pocos vecinos en total los de Las Tablas, San Chinarro, etc. para justificarlo. Puede que cambies de opinión si algún día tienes un bebé de 6 meses con 39/40 de fiebre y vómitos constantes al que, después de intentar pedir cita dos días seguidos, decides acercarle a las 5 de la tarde al centro de salud de San Chinarro para que lo atiendan ya como sea y no le meten en consulta hasta las 9 de la noche (le cambiamos 2 o 3 veces de ropa durante la espera porque seguía vomitando en el pasillo). En la consulta, un pediatra agotado de tanto lío, que ya era incapaz de dar un diagnóstico a esas horas de la noche, nos envió directos a urgencias a un hospital. Y luego que se colapsan... Y el centro de especialidades de Emigrantes, con su increíble conexión con Las Tablas en transporte público... y listas de espera de más de un año según en qué especialidades. La última cita que pedí con un traumatologo era para un año y 4 meses más tarde (o algo así, creo recordar). La propia persona que me atendió por teléfono me aconsejó irme al especialista en Cuatro Caminos, y para una simple radiografía me citaron en San Blas por el mismo motivo. Niños en colegios en obras, que construyen sobre la marcha para cubrir la falta de centros, transporte publico claramente insuficiente al centro de Madrid que obliga a coger coche y colapsar los accesos, y un largo etc.

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.