miércoles, 7 de junio de 2017

Un paso de peatones sirve de entrada y salida de camiones en las obras del instituto de Las Tablas

La empresa constructora de la primera fase del instituto de Secundaria de Las Tablas, Ogmios Proyectos, utiliza un paso de peatones como vía de entrada y salida de camiones y otros vehículos a las obras. El paso es utilizado a diario por numerosos alumnos del colegio de Infantil y Primaria del colegio público Leopoldo Calvo-Sotelo, cuya entrada principal está situada a escasos metros de las obras que desde marzo se desarrollan en la parcela cedida por el Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid.
Uno de los camiones hormigonera de la empresa adjudicataria sale de la zona de obras por el único acceso habilitado, el paso de peatones situado frente al colegio público Leopoldo Calvo-Sotelo. /LTD


A tres meses del arranque del curso escolar 2017-2018, las obras del instituto avanzan poco a poco. La Consejería de Educación licitó el expediente de contratación de la nueva infraestructura en diciembre del año pasado y resolvió el concurso el pasado febrero. La empresa adjudicataria, Ogmios Proyectos SL, logró hacerse con el contrato (2,1 millones de euros) gracias a un descuento del 34,7% sobre el precio inicial de la licitación (3,2 millones de euros). El descuento es idéntico al que en su día ofreció la empresa Impesapi, filial del Grupo ACS, para la construcción de la segunda fase del CEIP Blas de Lezo, unas obras que debían haber concluido en octubre de 2016 y que a pocos días de que finalice el curso escolar todavía no han concluido.

En el caso del instituto de Secundaria, los responsables de la obra han optado por aprovechar cualquier resquicio que les permita ahorrarse tiempo y dinero. Y una de las medidas que no han dudado en adoptar es la utilización de un paso de peatones como vía de entrada y salida a todos los vehículos pesados y camiones que realizan las labores de suministro a la obra, incluidas hormigoneras cuyo peso puede superar las 24 toneladas.







Así, desde el primer día del inicio de los trabajos el único acceso habilitado por la empresa licitadora es el paso de peatones, que además está regulado por semáforos. Tal y como se pueden ver en alguna de las imágenes que acompañan esta información, la circulación de los vehículos de la obra coincide en ocasiones con las horas de entrada y salida de los alumnos del colegio público Leopoldo Calvo-Sotelo, lo que supone un riesgo para los chavales y las familias que les acompañan.  


1 comentario:

  1. Qué casualidad que la entrada y salida de la obra es por la puerta que el Ayuntamiento de Madrid instaló cuando la parcela era de ellos. Cuando entraban los camiones del Ayuntamiento a realizar labores de mantenimiento no es relevante para el bloguero y no lo informa, ahora que la puerta se utiliiza para una obra de la Comunidad de Madrid, parece un acto terrorista.
    Lo que no cuentas pero aparece perfecto en varias imágenes que publicas, es que la calle tiene un ajardinamiento que requeriría realizar una obra de importancia y la tala de unos cuantos árboles para poder habilitar una nueva salida de vehículos a gusto del bloguero. Lo que yo veo es que los vehículos respetan el paso de personas, esperando que pasen para, a continuación, cuando no hay riesgo de atropello, salga dicho vehículo. Puedo poner como pega, que no haya salido un operario como señalista que regule el tráfico de forma ocasional y facilite la incorporación del vehículo al tráfico, eso se llama rigor infomativo, pero como propietario del blog, deberías ser menos sensacionalista y, sobre todo menos sectáreo.

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.