jueves, 2 de noviembre de 2017

La Comunidad de Madrid, obligada a licitar por segunda vez las obras de la primera fase del instituto de Las Tablas

Editado

Las obras de la primera fase del instituto de secundaria de Las Tablas, el IES Malala Yousafzai, tendrán que volver a licitarse. Para ello el Ejecutivo regional ha incluido una nueva partida económica de 2,4 millones de euros en el proyecto de presupuestos de 2018 presentados por la presidenta Cristina Cifuentes el pasado martes. De esta manera, los 107 alumnos matriculados en el centro y sus profesores deberán seguir utilizando las cuatro aulas del colegio concertado Estudiantes Las Tablas hasta que finalicen las obras a lo largo del primer semestre de 2018. Los presupuestos también incluyen una partida de 700.000 euros destinada a la ampliación del colegio público de Infantil y Primaria Blas de Lezo, cuya segunda fase de construcción sufrió un retraso de un año.

La presidenta Cristina Cifuentes durante la presentación del proyecto de presupuestos de 2018 el pasado martes. /CAM



Licitar las obras de un instituto de Secundaria pocos meses antes del cominezo del curso tiene sus riesgos. Así al menos ha quedado demostrado en el caso del Malala Yousafzai, cuya primera fase de construcción debía estar terminada con el arranque del curso escolar pero que a comienzos de noviembre mantiene los trabajos paralizados. La empresa que resultó adjudicataria en la primera licitación de las obras, Ogmios, ha sido incapaz de cumplir el contrato por, al parecer, “problemas financieros”. La oferta de Ogmios  fue seleccionada entre las 32 empresas que se presentaron al concurso público organizado por la Consejería de Educación. La rebaja que ofreció sobre el presupuesto incial de licitación (3,2 millones de euros con IVA incluído) fue del 34,7%.

Entre las ofertas recibidas por la mesa de contratación solo una, la presentada por la empresa Unika, incurrió en “baja temeraria”. Precisamente, la intención de la Consejería pasaba, tal y como se les confirmó el pasado julio a los representantes de la Plataforma por la Educación Pública en Las Tablas, por que Ogmios cediera el contrato a Unika una vez que finalizara un mínimo del 20% del proyecto. Desde la Comunidad se defendió esta posibilidad porque “está recogida en la Ley”.

Sin embargo, tres meses después se constata el fracaso de la operación.  La prueba ha llegado de la mano de la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, quien el pasado martes presentó el proyecto de presupuestos regionales para 2018 en los que se incluye una nueva partida económica de 2,4 millones de euros destinada a la “terminación” de la obra. Con esta ya serían tres los ejercicios en los que el Gobierno de Cristina Cifuentes habría incluido partidas presupuestarias destinadas a financiar solo la construcción de la primera fase del instituto, aunque la primera, correspondiente a la anualidad de 2016, tuviera una asignación oficial de cero euros.

La nueva licitación podría iniciarse el próximo diciembre, siempre y cuando el proyecto de presupuestos tuviera luz verde por parte de la Asamblea de Madrid. De ser así, el proceso de adjudicación podría prolongarse por espacio de dos meses, por lo que la reanudación de las obras podría arrancar en marzo, es decir, tres meses antes de la conclusión del actual curso escolar.


Carta al consejero y cacerolada

Mientras tanto, y a la espera de que el Gobierno madrileño logre desatascar la situación, los 107 alumnos matriculados en el IES Malala Yousafzai y sus profesores continúan desde septiembre desplazados en cuatro aulas cedidas por el colegio concertado Estudiantes Las Tablas.

A mediados de octubre la AMPA del Malala envió un escrito al consejero de Educación, Rafael Van Grieken, en el que denunciaba la situación de los alumnos “hacinados y si espacio” en “cuatro mini aulas” del Estudiantes. Entre otros inconvenientes, la asociación critica que los alumnos del instituto “no pueden usar las instalaciones deportivas del Estudiantes”, lo que ha obligado a la dirección del centro público a  solicitar por escrito a los padres y madres que autoricen la salida del centro para poder impartir “las asignaturas relacionadas con el deporte en la calle”. En el escrito la AMPA también denuncia que los alumnos carecen de material deportivo o de laboratorio, que tampoco disponen de un lugar donde poder dejar los libros y que el equipo docente no cuenta siquiera con un espacio “para reunirse ni desempeñar correctamente su labor”.

Coincidiendo con la presentación de los presupuestos de la Comunidad, desde la Plataforma por la Defensa de Centros Educativos Públicos de Calidad en Madrid se ha convocado para el próximo 1 de diciembre una “cacerolada de protesta” en los accesos a los colegios e institutos madrileños “con el fin de visibilizar la falta de una mayor inversión en infraestructuras y reclamar la finalización de los centros y fases aún pendientes de entrega”. 


1 comentario:

  1. Buenos Dias, pues no entiendo nada, si se tiene previsto en 2017 una partida de 3,2 millones pero se adjudica a ogmios por 2,1 y en 2018 se destinan 2,4. Resulta que la primera fase sale por 4,5 millones?

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.