domingo, 12 de noviembre de 2017

La trama de corrupción Lezo salpica presuntamente al exdirector general de Infraestructuras de la Consejería de Educación, Gonzalo Aguado


El ex director general de Infraestructuras de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, Gonzalo Aguado, podría estar presuntamente implicado en la trama de corrupción del caso Lezo. Así al menos lo desvela en su edición de ayer el digital OKdiario en una información en la que también se señala a la constructora Unika, la favorita del gobierno de Cristina Cifuentes (PP) para hacerse con el contrato de construcción del instituto de Las Tablas, el IES Malala Yousafzai, tras el abandono de las obras por parte de la adjudicataria, Ogmios Infraestructuras. Además de Aguado, el exconsejero Salvador Victoria –imputado en el caso Púnica- y el actual diputado regional y senador Jaime González Taboada (PP) aparecen señalados.

Gonzalo Aguado, exdirector general de Infraestructuras de la Consejería de Educación, junto a la exconsejera imputada en el caso Lezo, Lucía Figar, en julio de 2014. /CAM




Según OKdiario, el digital dirigido por el periodista Eduardo Inda, un supuesto colaborador del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) habría declarado a la jueza del juzgado de Lugo que lleva el caso Lezo el hallazgo de “facturas por el 5% de las adjudicaciones conseguidas” de algunos proyectos realizados en la Comunidad de Madrid. En su declaración el declarante habría señalado a Gonzalo Aguado, exdirector general de Infraestructuras de la Consejería de Educación hasta su cese en noviembre de 2016.

Tal y como ha informado Las Tablas Digital, bajo el mandato de Gonzalo Aguado al frente de la dirección general de Infraestructuras durante la etapa de Lucía Figar - exconsejera de Educación imputada en la trama Púnica y a quien la Guardia Civil atribuye los delitos de “fraude, malversación y tráfico de influencias”- la Comunidad de Madrid decidió construir en 2013 un instituto (el IES Manuel Fraga) en el barrio de Sanchinarro (distrito de Hortaleza) y reservarlo únicamente a los alumnos procedentes de dos de los colegios públicos de Las Tablas (distrito de Fuencarral-El Pardo), los CEIP Gabriela Mistral y Leopoldo Calvo-Sotelo. El 22 de noviembre del año pasado la presidenta regional Cristina Cifuentes procedía a remodelar su equipo de Gobierno y entre otros ceses incluyó el nombre del que fuera alcalde de Pozuelo de Alarcón de marzo de 2009 a junio de 201, Gonzalo Aguado.  Apenas una semana después la Comunidad anunciaba la inversión de 3,2 millones de euros destinados a construir la primera fase de un instituto de Secundaria en Las Tablas. Según la nota de prensa difundida entonces por el Ejecutivo madrileño, el nuevo centro educativo entraría en funcionamiento en el curso 2017-2018 y dispondría de 12 aulas de Secundaria y un total de 360 plazas escolares.

Las obras del instituto salieron a concurso en diciembre de 2016 y se adjudicaron a la constructora Ogmios Proyectos e Infraestructuras en febrero de 2017. Pero solo cinco meses más tarde, en julio, la licitadora paralizó los trabajos por supuestos problemas financieros. En la actualidad el instituto cuenta con 107 alumnos matriculados que reciben clase en cuatro aulas que el colegio concertado Estudiantes Las Tablas ha cedido a la Consejería dirigida por Rafael Van Grieken.

En teoría, la Comunidad trató de que Ogmios cediera a una tercera empresa el contrato de construcción para que las obras pudieran estar finalizadas en enero de 2018 y, de esa manera, evitar tener que rescindir el contrato y volver a licitar la obra. La constructora seleccionada por Educación para tomar el relevo de Ogmios no era otra que Unika, curiosamente la única empresa que se presentó a la licitación cuya oferta fue calificada de “temeraria” y cuyo nombre ya aparecía desde hace meses en las noticias por su presunta implicación en el caso Pokemon. Según la información que publica ahora okdiario, el supuesto colaborador del CNI habría sido “enchufado” por Salvador Victoria en Unika, cuya denominación actual es Uncisa Construcciones e Infraestructuras. Su labor en la empresa sería “conseguir contratos de obras” entre los consistorios madrileños gobernados por el PP.  


Sin embargo, la operación de la Consejería de Educación salió mal porque el pasado 31 de octubre el Consejo de Gobierno de la Comunidad autorizaba la rescisión del contrato a Ogmios. Además, ese mismo día Cifuentes presentaba en rueda de prensa el proyecto de presupuestos para 2018 en el que se incluía una nueva partida económica de 2,4 millones de euros destinados a la finalización de las obras del instituto. Así, la Consejería de Educación se verá obligada a licitar por segunda vez unas obras que, probablemente, no serán entregadas hasta septiembre de 2018, es decir, un año más tarde de lo previsto. Representantes de la AMPA del instituto tenían previsto mantener una reunión con las responsables de la Dirección Área Territorial (DAT) de Madrid Capital, Coral Báez, y la directora general de Infraestructura, Elena Marroig, el próximo 16 de noviembre para conocer la situación. Sin embargo, pocos días después de rescindir el contrato a Ogmios y aprobar una nueva línea presupuestaria para terminar el instituto la Consejería ha optado por suspender el encuentro aduciendo problemas de agenda.

1 comentario:

  1. Cómo se os ve el plumero... jajaja.
    Esto es "Lastablasdigital" o "anticifuentesppdigital"??

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.