jueves, 14 de diciembre de 2017

La Comunidad recurre a un procedimiento “excepcional” para adjudicar las obras pendientes del instituto de Las Tablas


Negociado sin publicidad y por la vía de urgencia. Esta es la fórmula que empleará la Consejería de Educación para adjudicar a una constructora las obras pendientes para poder finalizar la primera fase del instituto público de Las Tablas, el IES Malala Yousafzai. El Ejecutivo presidido por Cristina Cifuentes (PP) autorizó la semana pasada la utilización este procedimiento que, entre otras ventajas para la administración, permite elegir la oferta económica más barata que presenten las empresas con las que se contacte previamente y se negocie. El plazo de ejecución del contrato es de seis meses y el presupuesto autorizado asciende a 2.409.283 euros, cantidad que queda asignada a los ejercicios 2017 y 2018.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, junto al consejero de Educación, Rafael Van Grieken. /CAM



La decisión de adjudicar la terminación de las obras mediante un procedimiento negociado sin publicidad y urgente se contradice con la información que representantes de la Consejería de Educación transmitieron a la AMPA del instituto durante un encuentro celebrado en noviembre. En teoría, la intención de Educación pasaba por incluir en la licitación dos criterios de adjudicación: el precio, con un peso del 60% sobre el total, y los técnicos (40%). Dentro de estos últimos se valoraría el plazo de ejecución.

Precisamente, estas están siendo las características de los concursos públicos que Educación ha presentado en las últimas semanas para la construcción o ampliación de centros escolares, entre ellos el CEIP Blas de Lezo de Las Tablas. Según la Comunidad, las nuevas condiciones de adjudicación “permitirán mejorar la planificación de colegios e institutos, así como la agilización de las obras, con el objetivo de que estas concluyan con la debida celeridad y con las máximas garantías”.

En el caso de la terminación del instituto de Las Tablas, sin embargo, será la propia Consejería dirigida por Rafael Van Grieken quien contacte directamente con las empresas que pudieran estar interesadas en presentar ofertas. En principio se requiere un mínimo de tres con las que negociar el contrato, pero en el supuesto de que las ofertas de dos de ellas fueran descartadas por cualquier motivo, las obras se adjudicarían a la tercera de forma automática.

Cámara de Cuentas

Desde la Cámara de Cuentas, organismo encargado del control presupuestario de la Comunidad de Madrid, se ha hecho hincapié en sus dos últimos informes, correspondientes a los ejercicios 2014 y 2015, de la “excepcionalidad” del recurso al procedimiento negociado sin publicidad y advierte que “los órganos de contratación deben promover, si es posible, una concurrencia real y efectiva, de manera que se obtengan varias ofertas con las que poder negociar las condiciones del futuro contrato”.

Tampoco la vía de urgencia es del agrado de la institución de control. En este sentido, recomienda que el órgano de contratación, en este caso la Consejería de Educación, actúe “con la debida diligencia” para evitar recurrir a este tipo de tramitación, un procedimiento que “conlleva el riesgo de ocasionar una escasa concurrencia debido al acortamiento de los plazos para presentar proposiciones”.

Las obras de construcción de la primera fase del IES Malala Yousafzai salieron a concurso público en diciembre de 2016 y se adjudicaron a la constructora Ogmios Proyectos e Infraestructuras en febrero de 2017. Cinco meses más tarde Ogmios paralizó los trabajos por supuestos problemas financieros. Desde la Consejería de Educación se comunicó a las familias de los 107 alumnos matriculados en el centro que Ogmios cedería el contrato a una tercera empresa con el objetivo de que las obras concluyeran el próximo enero y evitar una nueva licitación. La constructora seleccionada por Educación para tomar el relevo de Ogmios era Unika, empresa que se presentó a la licitación pero cuya oferta fue descartada por “temeraria”.

Finalmente, la operación de la Consejería no llegó a buen puerto y el 31 de octubre el Ejecutivo regional autorizaba la rescisión del contrato a Ogmios. Tal y como informó Las Tablas Digital, ese mismo día Cristina Cifuentes presentaba en rueda de prensa el proyecto de presupuesto para 2018 en el que se incluía una partida económica de 2,4 millones de euros destinados a la finalización de las obras del instituto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.