lunes, 3 de julio de 2017

El Ayuntamiento deja en manos de la empresa privada la retirada de la vía pública de la publicidad ilegal


Adiós a la publicidad pirata en la vía pública. El Ayuntamiento de Madrid, a través de la Dirección General de Espacio Público, Obras e Infraestructuras, ha sacado a concurso un contrato destinado a la retirada de la publicidad y los soportes publicitarios ilegales que proliferan por toda la ciudad. El valor de la licitación alcanza los 400.000 euros, impuestos incluidos.

Soporte publicitario ilegal instalado en una parcela de propiedad municipal en Las Tablas. /LTD




Anunciarse mediante carteles en farolas, semáforos o señales de circulación va a ser más complicado a partir del próximo mes de septiembre. Tampoco será muy rentable publicitarse haciendo uso de las vallas que como setas han sido instalados ilegalmente en decenas de parcelas de titularidad pública por todos los barrios de la capital y otros municipios limítrofes. El Consistorio que dirige Manuela Carmena (Ahora Madrid) ha decidido tomar cartas en el asunto y  para ello ha optado por dejar en manos de una empresa privada los servicios de apoyo técnico “para efectuar un adecuado control, gestión, seguimiento de las instalaciones y actividades de publicidad exterior” y en su caso la “retirada, transporte y posterior almacenamiento temporal de todo tipo de soportes publicitarios” que incumplan la actual ordenanza en materia de publicidad exterior, uno de cuyos objetivos es “evitar que las calles y el paisaje urbano se saturen  por exceso de publicidad”.

En el este sentido, el Consistorio considera que es “imprescindible realizar un adecuado control de la publicidad exterior, que consiga la limitación de todos los elementos publicitarios de modo que se concilie el derecho legítimo de los anunciantes a obtener un beneficio a través de la exhibición de la publicidad y el derecho de los ciudadanos y visitantes a contemplar el paisaje urbano sin que haya elementos publicitarios que lo alteren”.

Entre otros trabajos específicos, la empresa que se haga con el contrato deberá crear una base de datos en la que se identificarán el emplazamiento de todos y cada uno de los elementos publicitarios en cada uno de los 21 distritos de la capital. En el caso de los soportes que no permitan identificar a su propietario, los técnicos responsables del servicio identificarán a los anunciantes. Con esta herramienta el Ayuntamiento podrá conocer el número exacto de soportes publicitarios instalados en la ciudad, qué tipo son los más utilizados o cuáles son los distritos con mayor número. A partir de ese momento, y por lo menos una vez al mes, los técnicos de la empresa adjudicataria deberán realizar “al menos una vez al mes un recorrido por las carreteras y zonas de nuevo desarrollo con el fin de detectar nuevos soportes publicitarios instalados en dominio público o para obtener los datos necesarios para la gestión de los expedientes disciplinarios o sancionadores en tramitación”.

Cartel publicitario de un hotel instalado sin autorización municipal en una rotonda de Las Tablas. /LTD

El Ayuntamiento reconoce que “el reparto de folletos en la vía pública o la pega de carteles en fachadas, elementos de señalización y mobiliario urbano se está convirtiendo en un grave problema, tanto por la imagen que ofrece la ciudad como por el enorme coste que su retirada lleva consigo”  “Su incremento en los últimos años hace necesario un control estricto que permita poner fin a esta práctica que se ha convertido en una de las principales quejas presentadas por los ciudadanos a través del sistema de sugerencias y reclamaciones”, subraya el Consistorio. Para combatir estas prácticas la empresa adjudicataria deberá realizar campañas de control trimestrales en las que tendrá que aportar pruebas fotográficas. El control que se realizará afecta también a vehículos o remolques publicitarios que circulen o se encuentren estacionados con el fin de verificar que la publicidad que exhiben cumple con las ordenanzas municipales.


La adjudicataria también se hará responsable de la retirada total o parcial de instalaciones publicitarias que se le indique desde la Dirección General de Espacio Público, Obras e Infraestructuras. En este sentido, el contrato establece una tabla de precios que se aplican en cada uno de los posibles trabajos a realizar que varía de los 82 euros que costaría el desmontaje de carteles direccionales en farolas o semáforos hasta los 19.000 euros de un monoposte con cubo.

10 comentarios:

  1. Hay que ver... privatizando.... como son... iguales que los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésto te sirve para autojustificar tu voto a los corruptos y sinvergüenzas imagino, porque si en ésta práctica ves una privatización tienes mucha sobredosis de 13TV.

      Eliminar
    2. Son los de Ahora Madrid los que demonizan lo privado. Con eso admiten lo evidente, si quieres que algo funcione, tiene que ser privado.

      Eliminar
    3. La banca privada ha funcionado chupi

      Eliminar
    4. Las cajas de ahorro no eran banca privada, ahora sí. Mira lo que ha ocurrido con el Popular: quiebra y pierden los accionistas, los que pusieron su dinero.
      La X (puedes poner lo que quieras aquí) publica ha funcionado chupi.

      Eliminar
    5. autopistas chupis

      Eliminar
  2. ¡Hay que ver! Estos corruptos aprovechan cualquier cosas para criticar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor el/la corrupto/a eres tu.

      Eliminar
    2. A lo mejor....

      Eliminar
  3. Comentarios absurdos aparte, se tendría que haber hecho hace mucho, no tanto lo de los carteles estos, que también, como los infinitos folletos de "compro tu coche", "compro oro", venta de pisos, y prostitutas que siempre acaban en el suelo...ensucian la ciudad lo indecible y son una molestia

    ResponderEliminar

Los comentarios deben ser respetuosos. Sea educado y no utilice términos despectivos o hirientes. Utilice mejor un pseudónimo que le pueda identificar. Las Tablas Digital no se hace responsable de los comentarios y opiniones realizados por los lectores en su derecho a la libertad de expresión. En cualquier caso, nos reservamos el derecho a eliminar aquellos contenidos que sean considerados inapropiados. Muchas gracias.